Cajones de Ichilo. /Foto: Sernap

La Región

El Parque Nacional Carrasco, situado al este de Cochabamba, involucra a los municipios de Puerto Villarroel, Chimoré, Totora, Poona, Tiraque, Villa Tunari y Colomi.  La ruta más popular de ingreso es por Villa Tunari, así que aquí te contamos qué sitios visitar.

Santuario de Vida Silvestre

Uno de los principales atractivos de esta zona son las “Cavernas del Repechón”, ubicadas a 13 kilómetros del centro poblado de Villa Tunari, ingresando por la comunidad Paractito. Para llegar a este lugar se recorre un sedero de interpretación donde se puede aprender acerca de plantas, animales, ecosistemas y comunidades del área.  En las cavernas, de 150 metros de profundidad y unos 40 metros de altura, habitan murciélagos y el Guácharo (Steatornis caripensis), una especie de ave endémica de Bolivia, que tienen hábitos nocturnos.   

Cajones del Ichilo

A unos 25 kilómetros de la población de Bulo Bulo, en la comunidad de Villa Fátima, se encuentra el ingreso a este atractivo natural del parque.   Para llegar, se camina unos cinco kilómetros sobre el lecho del Río Viejo, un trayecto apropiado para la observación de aves y fauna nativa. En el trayecto se puede disfrutar en pozas de aguas cristalinas aptas para la natación y la pesca deportiva. En este sector hay  una variedad de peces, como: surubí, muturo, dorado, pacú, tambaqui, doradillo, simicuyo y tachaca, entre otros.

A medida que se va internando en los encajonados, se recorre serranías y farallones formados por el paso del río Ichilo. Dichas formaciones rocosas fuertemente empinadas, son propicias para el anidamiento de infinidad de aves entre las que se destacan la Paraba Militar (Ara militaris). También se puede observar grupos numerosos de monos Araña (Ateles paniscus) y Capuchinos (Cebús apella). Al amanecer y atardecer se puede escuchar a los monos Aulladores (Alouatta caraya).

Valle de la Luna

A 25 kilómetros de la población del Valle de Sajta y a 250 kilómetros de la ciudad capital Cochabamba, en el interior del parque Carrasco, se erige un paisaje lunar que hace de este destino una parada obligatoria.

Según los expertos, el proceso lento de erosión hídrica y eólica fueron dejando expuestas diferentes capas o sustratos de suelo con coloraciones y componentes químicos físicos que les dan ese aspecto a este atractivo singular, ubicado a una altura de 370 m.s.n.m.

En esta zona abundan numerosas especies de aves, entre ellas tres especies de parabas que acuden en bandadas por la necesidad de nutrientes minerales. También se observa la presencia de algunos mamíferos que vienen al sitio en procura de estos suplementos minerales para su dieta; entre ellos jochis, venados, tatús, monos, tejones y otros.

Para llegar a este sitio se debe llegar primero hasta el Valle de Sajta, donde se puede contratar un transporte expreso hasta el atractivo.

 Valle de Sehuencas

Es un área de bosque de neblina, lluvioso húmedo, con paisajes impresionantes y abundante flora nativa. Destaca el bosques de aliso en riveras de ríos y bosques de helechos gigantes o arbóreos. Uno de sus principales atractivos es una cascada de 100 metros de altura, conocida como la Pajcha.

En el Valle de Sehuencas habita el oso  andino o Jucumari (Tremarctos ornatus).

Por los numerosos ríos y arroyos, es una zona ideal para practicar pesca deportiva y disfrutar en áreas de camping, en sitios especialmente destinados para este fin.

Desde el ingreso en la comunidad de Monte Puncu se puede observar gran variedad de aves entre las que se destacan el Tucán Verde (Locotero), Quetzal Hijo del Sol (Trogon curucui), Pato de Torrentera (Merganetta armata), Gallito de las Rocas (Rupícola peruviana) y numerosas especies de Tangaras y picaflores endémicos de la zona.

El ingreso a esta zona se encuentra a 116 kilómetros de la ciudad de Cochabamba, por la antigua carretera a Santa Cruz, por la comunidad de Monte Punco.

Incachaka

Incachaka. Foto: Sernap

Es una zona subtropical en la que se puede observar hermosas caídas de agua y riachuelos que labraron la piedra dando como resultado formaciones geológicas como la garganta y la ventana del diablo, túneles por donde pasan las aguas.

El ingreso a esta zona está en la comunidad de Paracti, a 87 kilómetros de la ciudad de Cochabamba, en la ruta nueva de la carretera hacia Santa Cruz.  

En una caminata de unos 40 minutos, se puede conocer el Puente Colgante del Inca, que cruza un cañadón de unos 60 metros de largo. En su entorno más cercano, a unos dos kilómetros, se encuentra una pequeña laguna rodeada de bosques de pino, lugar apto para el descanso recreacional y camping en coordenadas.

 Durante todo el recorrido hay gran variedad de aves.

En áreas próximas a este atractivo turístico se puede encontrar criaderos de truchas y restaurants que ofrecen variedad de platillos de este pescado y también la modalidad de pesque y pague.

CÓMO LLEGAR

Desde la ciudad de Cochabamba seguir la carretera Cochabamba-Santa Cruz hasta Villa Tunari. Por el Sur, por la región de Totora, carretera antigua Cochabamba-Santa Cruz.

Existen buses diarios desde Cochabamba hasta Villa Tunari, y quienes deseen ingresar por la parte Sur del Parque, deben tomar las flotas que van por el camino antiguo Cochabamba a Santa Cruz.

Debido a la pandemia, recomendamos averiguar si los sitios que publicamos en este portal están habilitados en las fechas que prevean su visita.

Fuente: Sernap


¿CÓMO FINANCIAMOS NUESTRO TRABAJO?

La Región depende de lectores como vos, que apoyan la existencia y sostenibilidad de un periodismo útil, de calidad y más humano. En tus manos está que se conozca la situación medioambiental y de ecoturismo de Bolivia, con noticias, historias e investigaciones que se hacen posibles gracias a tu aporte. Dale click aquí para saber más o llámanos al (591) 70079347.