La Región cuerpo

La Pachamama abre la boca cada mes de agosto y la gente confluye en las apachetas para “darle de comer”. Le ofrecen mesas con diferentes elementos y deseos para que ella se alimente. La carga espiritual que tienen diferentes puntos del país impulsa a que los rituales se den a diario durante el mes de la Madre Tierra. Esto se hace atractivo para propios y extraños y es parte de lo que se denomina “turismo esotérico”.


Adriana Olivera/ La Paz

tesoterico (6)

El turista busca ahora enriquecerse espiritualmente y ya no tanto de manera material. Para ello, se promociona a la ciudad de El Alto, “capital indígena de Sudamérica”, para que los visitantes conozcan los “lugares energéticos” más populares.
Se lo denomina turismo esotérico; sus rituales intrigan al visitante y despiertan en él la curiosidad para ser parte y tener una experiencia diferente y personal. Algunos antropólogos desean llamarlo también “Turismo místico vivencial” para revalorizar los usos y costumbres milenarias.
La ciudad de El Alto cuenta con bastantes apachetas para hacer ofrendas, conocidas como mesas. La visita inicia en el norte de éste municipio, donde el panorama es único, porque se ve al Sajama, el lago Titicaca, el Illimani, el Mururata y el Huayna Potosí.
Permiso a los achachilas
El recorrido inicia en la comunidad Milluni, cerca del nevado Huayna Potosí. Los amautas inician tocando los caracoles para convocar a los achachilas, que son espíritus protectores y pedir permiso al Jilarata, apacheta donde se echa coca, alcohol y se fuma un cigarro.
Mientras se pide la autorización de entrada, los guías de turismo van explicando a los visitantes el significado de las personas que participan en el mes de agosto. Por ejemplo, los amautas son personas bendecidas por la Pachamama. Reciben el cargo cuando un rayo les cae, nacen parados o tienen dos coronas en la cabeza, o quizá tiene un defecto físico que los hace único. Su objetivo es transmitir lo que saben. Es el sabio andino que está listo para ayudar.
El yatiri, en cambio, se forma con el paso del tiempo. El chamakani tiene un tiempo corto de vida ya que se dice que la Madre Tierra se lo lleva. El kallawaya es uno de los que se encarga de la medicina natural, ese es su rubro, es el médico andino.

apachetas (5)
Es un lugar donde también se piden deseo para uno mismo y de manera colectiva. Con un “jallalla” (que expresa festejo y esperanza) los amautas levantan las manos hacia el sol para recargar las energías positivas de ellos y de los turistas que los acompañan.

Plaza del Amauta y apacheta de Chuchulaya

El camino continúa hacia la zona 16 de Julio donde está la plaza del Amauta, espacio recién construido y con una fuerte sensación energética. Se encuentran varias casetas mirando hacia el este, donde sale el sol. Con la estatua de Túpac Katari y Bartolina Sisa se potencia la cosmovisión andina. Antiguamente este sitio era una wak’a (camino donde cayó un rayo), lugar sagrado. Los amautas se concentran en el lugar para recibir al público que llega para que le lean la suerte con la coca u otros elementos, según la necesidad o deseo.
El tercer lugar que es parte del recorrido turístico es la apacheta de Chuchulaya, lugar sagrado de la ciudad de El Alto es más conocida como por su “energía negativa”. Ahí se descarga toda la energía para luego hacerse una limpia positiva. Entre la ciudad de La Paz y El Alto existen 36 lugares sagrados.

Mirador Tejada Alpacoma

apachetas 2 (2)

Una limpia profunda con retamas, oraciones e incienso es lo que se hace en el lugar y para terminar se ofrece a la Pachamama una wajta. Los dulces, amuletos, coca, un feto de una llama, entre otros, son preparados en una mesa que luego es puesta en palos de madera para prender fuego y que la Madre Tierra se alimente.

“Ruta de apachetas y wakas Fausto Reinaga”

apachetas (16)

La Unidad de Turismo de la Alcaldía de la Ciudad de El Alto designó ese nombre en reconocimiento por el impulso del indianismo y la revalorización de las culturas y lo que era antes de la colonia, a través de los libros que publicó Fausto Reinaga.
La ruta esotérica está planeada sólo visitarla el mes de agosto o cada fecha de equinoccio, es decir, 21 de marzo, 21 de junio, 21 de septiembre y 21 de diciembre.
El recorrido se lo hace desde el lado norte, donde está el Huayna Potosí, que lleva el nombre de “Qaqaqi”, es el cerro joven o el viejo canoso es el que brinda la sabiduría. El lago Titicaca situado al oeste representa lo energético y espiritual. El Sajama está al sur y lleva el título de Doctor, porque se lo invoca para las curaciones físicas. Se realiza una mesa blanca para la estabilidad en la salud. El Mururata es convocado para “maldiciones”, pasa sacar todo lo negativo de la persona.