Llegar a la cifra de 10 millones de árboles, uno por cada boliviano, es la meta que tiene trazada la Campaña Mi Árbol. En Santa Cruz, las jornadas de forestación y reforestación se suman cada semana en toda la ciudad. Se prevé llegar con mayor fuerza a las 15 provincias del departamento desde el próximo año.


Cecilia Requena Gallo

Intensas jornadas de plantación en todo el país marcan el ritmo de trabajo de la Campaña Mi Árbol, impulsado por el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, y que sigue sumando las cifras de árboles plantados. La última actividad de alcance masivo en la ciudad de Santa Cruz, se dio en lo que se denominó como el “Plantatón”, una jornada en la que se forestó la ciudad con 10 mil plantines con la participación de 7 mil estudiantes.

Con este tipo de actividades, sumadas a las que se replican en todo el país, el programa Mi Árbol espera alcanzar la cifra de 10 millones de árboles plantados hasta fin de año. Para ello, se valen de actividades programadas por los mismos organizadores, así como de la dotación de plantines en respuesta a las solicitudes que realizan barrios, unidades educativas, universidades, empresas, instituciones o diferentes colectivos.

El programa, que se inició en el 2013, ha incrementando este año el trabajo de socialización a la ciudadanía para que conozcan la importancia y el valor de plantar un árbol. “La campaña está entrando con fuerza de octubre a marzo, que es la época de plantación, por lo que estamos tratando de sumar a la mayor cantidad de actores sociales”, señaló Xiomara Zambrana, Responsable de Comunicación de la Campaña Mi Árbol en Santa Cruz.

Cada arbolito que es plantado es georeferenciado para hacerle un seguimiento

Las zonas que han sufrido desertificación de suelo son las que están siendo priorizadas para formar parte del programa, que llega hasta estos municipios para establecer alianzas que les permita dotar de plantines o fortalecer un vivero de la zona y en contrapartida el municipio realiza la plantación y se compromete a cuidar y mantener los árboles.

Asimismo, las especies utilizadas para la forestación y reforestación son escogidas de acuerdo a la zona donde se aplica el programa. Es así que en Santa Cruz, se está trabajando con árboles de Tajibo, en sus cuatro variedades (blanco, amarillo, rosado y lila), Jacarandá y Mara, este último seleccionado por ser una especie en peligro de extinción.

Cada arbolito que es plantado es georeferenciado para hacerle un seguimiento, control y evaluación. “Es el Fondo Nacional de Desarrollo Forestal (Fonabosque) la entidad que se encarga de hacer el conteo para que ver qué municipios han cumplido con el compromiso de cuidar los árboles luego de su plantación”, explicó Zambrana.

Un compromiso a largo plazo

Pero el trabajo del programa Mi Árbol no comienza ni termina al plantar un árbol. Este involucra un proceso más amplio que permita garantizar un resultado sostenible. Para empezar antes de hacer las jornadas de plantación se realizan capacitaciones de sensibilización ambiental con las personas que van a ser parte de la actividad. Posteriormente viene el trabajo de forestación, y el tercer paso es la conformación de la Red de Protectores de la Madre Tierra, que son las mismas personas que participan de la plantación y que al llevar a cabo esta actividad asumen el compromiso de cuidarlo los árboles plantados.

“El objetivo es cambiar la actitud de la ciudadanía a través de la sensibilización. Decirle que no tenemos que deforestar, que no tenemos que chaquear porque eso a la larga nos va traer consecuencias. Estamos viviendo momentos de un cambio climático en el que de un momento a otro llueve y esto es porque estamos maltratando la naturaleza, estamos deforestando de manera indiscriminada y eso tiene que parar”, puntualizó William Danza, Responsable Departamental de la Campaña Mi Árbol.

LOGO-LA-REGIÓN---VECTOR

☎ Celular: +(591) 70079347 (Doly Leytón Arnez)
✉ Email:       prensa@periodicolaregion.com
✉ Email:       prensa.laregion@gmail.com