Sólo mujeres son invitadas a una las más importantes ceremonias religiosas en la región yungueña de Chirca, el cambio de Manto de la Virgen del Cerezo.


La Región – La Paz Fotos y texto: Verónica Avendaño /

Sólo mujeres son invitadas a una las más importantes ceremonias religiosas en la región yungueña de Chirca, el cambio de Manto de la Virgen del Cerezo que da paso a la celebración de su aniversario, cada 8 de septiembre. Una tradición que sostiene la creencia de que su vestimenta concede gracias a quienes la tocan y que en la cual, para reservar el pudor de la Virgen, se solicita la participación solo de las devotas femeninas como testigos de este rito.

Cuentan los lugareños que en el siglo XVIII, un campesino habría sido testigo de la aparición de la imagen Mariana en un árbol de Cerezo, quien le pediría se construya una iglesia en ese lugar. La iglesia existe hasta el día de hoy edificada en ese mítico lugar privilegiado por la vista que se tiene de ella. Así mismo el tronco del árbol de Cerezo se guardó y se exhibe en un museo en el pueblo como parte de su historia.

virgen cerezo (6)

Los festejos del aniversario de la Virgen de la Natividad comienzan 9 días antes del 8 de septiembre, en este Santuario que se encuentra a 116 km. desde la ciudad de La Paz. El 30 de agosto es la única fecha en que se baja a la Virgen de su urna en la iglesia para el cambio de Manto.

El repique de las campanas llama a sus fieles para saludarla. Cada visitante recibe un pedazo de algodón con el que se permite acariciar las manos, pies y ajuar de la Virgen para recibir su bendición y solicitar la cura a sus males. Algunas personas besan su manto y lloran al hacerlo, otras más osadas acariciaran su rostro rápidamente ya que suele ser prohibido. Al terminar la fila de devotos, los hombres abandonan la capilla de forma ordenada para dar lugar a la ceremonia que hace mas de 100 años se realiza.

Alrededor de 30 mujeres son las participes del cambio de Manto, algunas de forma pasiva, sentadas en silencio pero pidiendo mentalmente que su “patrona” les conceda bendiciones. En medio de cánticos y rezos el cambio de Ajuar de la Virgen comienza desde la ropa interior, túnica, manto, inclusive las joyas y velo. Cada pieza fue donada por el pasante del preste de turno, las integrantes mujeres de su familia serán las privilegiadas en vestir nuevamente a la sagrada imagen, cumpliendo la tradición.

No solo se viste a la Virgen y a su Niño para las fiestas, también las diferentes imágenes que comparten espacio en el templo chirqueño, tales como los ángeles que la acompañan en cortejo, el Niño de Novenas, la Virgen del cuarto de velas, hasta los crucifijos del Camarín estrenan indumentaria.

virgen cerezo (5)

En pleno registro fotográfico, el reclamo de las devotas para no fotografiar a la Virgen en “paños menores” no se deja esperar, acción que muestra que este acontecimiento supera la tradición y que la fe arraigada en cada persona reclama el respeto a su patrona en todo momento. Y es que esta imagen de un metro 20 de tamaño posee, según dicen los creyentes, el poder de realizar milagros a todos los que con fe vienen a ella.

Decenas de creyentes llegan de diferentes partes del país guiados por su devoción, muchos en una peregrinación de 3 días recorriendo diferentes rutas como el Takesi o el antiguo camino a Coroico, cada recorrido con una bella conexión con la naturaleza. Es cuando el pueblo de Chirca se viste de música y baile rompiendo la paz que le caracteriza, la fiesta ha comenzado una vez más.

Lee nuestra revista digital en línea

Descarga gratis nuestra revista mensual haciendo clic en la imagen.

Portada-Newsletter

Firma-Doly