Incendio en Parque Nacional Otuquis preocupa por su cercanía a Puerto Suárez

El fuego ingresó a Bolivia, procedente de Brasil, el domingo 2 de junio. Desde el país vecino se intentó frenar el avance hacia el área protegida, pero las condiciones climáticas propagaron las llamas. La emergencia se registra en medio de un conflicto que tiene las oficinas del Sernap tomadas por una organización indígena.

Monitoreo y seguimiento aéreo de incendio transfronterizo dentro del bloque Pimiento, proveniente del vecino país de Brasil, en una zona pantanosa de difícil acceso por vía terrestre. Imagen: captura de video publicada en Facebook por Antonio Bejarano.

Un incendio que se registra en el bloque Pimiento del Parque Nacional Otuquis desde el pasado domingo 2 de junio, tiene en vilo a autoridades y pobladores del municipio de Puerto Suárez, debido a que se encuentra “a cuatro o seis kilómetros” del área urbana. El fuego ingresó desde Corumbá, Brasil, y se encuentra en una zona pantanosa, por lo que por el momento no es posible un combate directo debido a la inaccesibilidad, informó a La Región Carlos Pinto, coordinador de manejo de fuego de la Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN).

Según el experto, se espera que el viento lleve a las llamas hacia una zona donde se le pueda hacer frente. Por lo pronto, en coordinación con autoridades nacionales, departamentales, municipales y privados que están en la región, se trabaja en prevenir la afectación a comunidades pobladas. Por ello, tanto en Puerto Suárez, como en el municipio contiguo de Puerto Quijarro, las clases fueron suspendidas debido a que la humareda ha contaminado el ambiente.

Imagen publicada este miércoles en la cuenta de Facebook del guardaparque Antonio Bejarano.

Por imágenes satelitales, se sabe que el incendio ingresó al país pese a que equipos de primera respuesta de Brasil intentaron controlarlo. “Lamentablemente, las condiciones meteorológicas fueron desfavorables en esos días, y ello provocó la propagación del incendio hacia el lado boliviano, que es donde se concentra ahora”, explicó Pinto.

Un comportamiento similar a 2021

Vecinos de Carmen Rivero Torrez compartieron con La Región esta imagen de la densa humareda registrada ayer a causa del incendio que afecta al Parque Nacional Otuquis.

El tipo de incendio que enfrenta el Parque Nacional Otuquis, fronterizo con Brasil y Paraguay, es similar al que ocurrió en 2021.  Tanto ese año como en 2019, el fuego ingresó del vecino país “y se mantuvo en ese lugar por varias semanas y meses, porque las condiciones climáticas de ese momento eran más fuertes”. Hoy en día, hay mayor concentración de humedad, lo que genera una esperanza de que no se convierta en un incendio de magnitud.

En un análisis sobre la situación climática, Pinto explica que por fortuna no se trataría del inicio de la época de incendios forestales en Bolivia. Sin embargo, la situación del país es particular. “Estamos en una transición del fenómeno de El Niño a La Niña, esperábamos que llueva más durante la temporada de este año. Lamentablemente, estas precipitaciones no han sido homogéneas, hay lugares donde sí ha llovido, pero hay otros donde no y eso genera mayor susceptibilidad de estas áreas”, afirma.

Una situación adversa

El incendio ocurre en un momento en que oficinas del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) del Parque Nacional Otuquis fueron tomadas por una organización indígena que se autoidentifica como chiquitana.

Fuentes allegadas a la información, que pidieron la reserva en sus nombres debido a que recibieron amenazas, informaron a La Región que hubo guardaparques que no pudieron retirar ni su ropa ni herramientas para combatir el fuego.

En un video difundido por la red Unitel en Puerto Suárez, se escucha a un dirigente que exige el cambio del director del área, para que ingrese un allegado de su agrupación, así como seis guardaparques. Al no haber cumplido tal demanda, se tomó la medida de presión.

En un comunicado público, la Asociación Boliviana de Guardaparques y Agentes de Conservación (Abolac), exhortó al sector movilizado “deponer y evitar cualquier acción violenta que ponga en riesgo la integridad física y derechos laborales de los guardaparques del área protegida Parque Nacional ANMI Otuquis”. Lee el pronunciamiento completo aquí.

l