Apóyanos
En Bolivia hacer periodismo independiente y de calidad es cada vez más difícil y costoso, por eso necesitamos de tu apoyo. Suscríbete o sé parte de los Amigos de La Región. (Haz clic en la imagen para saber más).

Por un costo de Bs 93, si es nacional, y  Bs 107, si es extranjero, el turista puede participar de un recorrido único que parte desde la plaza Murillo, en la ciudad de La Paz. La primera parada es el mirador Jilarata en la comunidad Alto Milluni, a unos 40 minutos desde la plaza Ballivián, de la ciudad de El Alto.
tesoterico (78)

Texto y fotos: Doly  Leytón 

En este lugar hace mucho frío pero el paisaje es único: al norte, el Wayna Potosí; al este, el Chacaltaya, Quinza Cruz y el Illimani; al sur está la ciudad de El Alto; al este se divisa el Sajama; y al oeste,  el lago Titicaca. En este punto, después de una breve explicación del guía, se realiza el ritual del akulliku y ch’alla. El recorrido continúa hacia la avenida Panorámica, en la zona 16 de Julio, de El Alto, hacia los miradores Waka Jamp’atu y Jamp’atu Waka. Allí existen más de un centenar de amautas que ofrecen servicios diversos como la adivinación, lectura de la suerte, amarres amorosos y agradecimientos por favores recibidos, entre otros.

El paseo sigue hacia el mirador Atipiris y la apacheta Chuchulaya. Al medio día, el Apthapi (comida comunitaria) es en la comunidad de Parcopata. Casi al finalizar el recorrido se visita las apachetas de descargo de las energías negativas y a la jach’a apacheta Warakho para el recibimiento de energía positiva.

Energías que cautivan

tesoterico (111)

“Ellos son coquetos. A ellos les gusta las fotos, no son malos. Yo te digo así… los adoro a ellos, los quiero harto. Las clientelas, velitas les traen, cervecita, coquita. Les piden salud, todo les piden”.  Así, con toda naturalidad, con una sonrisa que hace brillar sus mejillas morenas quemadas por el frío altiplánico, Mónica Canaza recibe a quienes llegan a conocer el lado místico de la ciudad de El Alto.

Aquellos personajes coquetos y de almas bondadosas a los que se refiere con cariño, son las “ñatitas”: cráneos humanos que, según afirma, pertenecen a espíritus que tienen el poder de comunicarse con ella y que le ayudan en su trabajo de adivinación.

Mónica tiene 36 calaveras bien ordenadas en un estante de varios niveles dentro de una pequeña caseta construida con calaminas. Cada una de las osamentas están ataviadas con gorras y tienen en sus bocas cigarros encendidos y hojas de coca que son parte de los rituales de adivinación. En la gorra llevan bordado su nombre porque no son despojos de personas no identificadas sino de víctimas que han sufrido muertes violentas. En la mayoría de los casos, sus familiares decidieron dejarlos bajo el cuidado de Mónica. “Mario era un coronel al que los ladrones lo han matado. Tenían su ñatita en su casa pero su hija dijo que mucho molestaba y me la han traído”.
Las ñatitas y rituales propios del occidente boliviano son parte del atractivo de la “Ruta de las Apachetas y Wakas Fausto Reinaga”, que lanzó en agosto del 2015 el Gobierno Municipal de El Alto, en conjunto con la empresa estatal Boliviana de Turismo (Boltur).

tesoterico (39)
Las caminatas hacia lugares místicos cautivan a los visitantes.

Las apachetas y wacas son sitios sagrados donde se realizan rituales. El recorrido está marcado por ritos y sobre todo historias como la de Mónica. Ella tiene seis dedos en cada pie, además de una cicatriz en la espalda provocada por un rayo que la alcanzó sin matarla cuando apenas tenía 12 años. Recuerda que su abuelo afirmó que ambas marcas son señales de que tiene el don de la adivinación.

tesoterico (116)
Sitio de descarga negativa.
tesoterico (47)
En una larga hilera de casetas, los amautas esperan a su clientela.

Con 20 años en el oficio, Mónica es todo un personaje que destaca por su jovialidad y el buen trato que da a los turistas que recibe en su pequeño quiosco ubicado en la avenida Panorámica, en la zona 16 de Julio de la ciudad de El Alto. En el sitio conocido como Wak´a Jampathu y Jampathu Wak´a.
Allí, a lo largo de la avenida, los amautas y adivinos realizan ritos con akulliku (mascar de coca) y challa (ritual de agradecimiento) en torno a braseros artesanales donde arden leños avivados por el alcohol, bajo la mirada ansiosa de los ocasionales clientes que buscan solucionar problemas económicos, amorosos o encontrar a seres desaparecidos.
Según cuentan, ese es un sitio sagrado donde después de la caída de un rayo aparecieron piedras con formas de sapos y serpientes. Con el tiempo esas rocas fueron sacadas del lugar por lo que ahora sol se observan unas réplicas.
Al ver llegar a los turistas, algunos amautas son más recelosos. Continúan en sus labores, sin levantar siquiera la mirada. Pero Mónica es diferente, sin temor alguno invita a los visitantes a pasar a su pequeño quiosco en el que en muchas ocasiones a plan de rituales y oraciones ha dado respuestas a familias afligidas, ya sea con la ayuda de las ñatitas, la virgen de Urkupiña, Copacabana o el Apóstol Santiago.
“Su mamá del Rodrigo vino un miércoles a que leamos la suerte en la coquita para saber dónde estaba su hijo pero el Sebastián –una de las ñatitas que tiene embutida en la boca varios cigarros y billetes- me dijo que ya estaba muerto. El sábado lo ha hecho aparecer, lo han pillado al Rodrigo: el abogado pues del caso de las pildoritas. Hasta en el Extra (periódico popular) ha salido”, relata entusiasmada Mónica.
El programa de la ruta turística de apachetas y wakas incluye la visita a cuatro sitios sagrados andinos de El Alto, que además tienen vistas panorámicas del Sajama, Illampu, Huayna Potosí, Mururata, Illimani, los cuales son considerados Achachilas (dioses andinos). .
En toda la ruta, que dura medio día, la persona se carga de energías positivas gracias a la espiritualidad aymara, según explican los guías. A su vez, se realizan diferentes ofrendas en la Apacheta Jilarata, Waka Jampathu, Apacheta Atipiris. Al finalizar, se llega hasta la Jacha Apacheta de Warakho, donde se hace una ofrenda a la Pachamama. También se visita una apacheta de energía negativa para que los visitantes dejen toda su mala vibra para recién visitar el lugar de carga positiva.

Contactos: Boltur 800107060 – 2125099.


Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de este portal  sin autorización de La Región. Solicite información para redifusión a prensa@laregion.bo o al 70079347


Apóyanos
En Bolivia hacer periodismo independiente y de calidad es cada vez más difícil y costoso, por eso necesitamos de tu apoyo. Suscríbete o sé parte de los Amigos de La Región. (Haz clic en la imagen para saber más).