1 Del 28 al 30 de junio se celebra en San Javier la fiesta de San Pedro y San Pablo, una auténtica festividad chiquitana representada por los Yarituses.

2 La danza de los Yarituses es un ritual que iniciaron los antiguos Piñocas y son la base de la historia de San Javier. Sus orígenes datan de cientos de años antes de la llegada de los conquistadores españoles a América. Ellos creían que el Piyo era una ave sagrada o un ser supremo; le atribuían el hecho de tener buena temporada de cosecha, cacería y pesca.

Danza de los yarituses.

3 El ritual de Los Yarituses fue declarado por Ley Patrimonio Cultural e Inmaterial del Estado Plurinacional en mayo de 2018. 

4 El Cabildo Indígena Chiquitano fue el encargado de mantener vivas sus tradiciones y cultura, después de la expulsión de los jesuitas en 1767. 

5  Los lugares altos fueron el escenario donde con danzas y cantos en su idioma nativo realizaban el ritual, de ahí el nombre de Yarituses (los que adoran en cerros y colinas). Pese al paso de los siglos, la tradición se ha mantenido intacta, cuando los jesuitas llegaron a este territorio y fundaron la misión (1691) apreciaron su práctica y la fusionaron con la religión traída por los sacerdotes, desde entonces el 29 y 30 de junio son las fechas de la danza tradicional que coincide con la festividad de los santos Pedro y Pablo.

Lee también: Fotorreportaje| Un ritual ancestral de Bolivia revive en calles paulistas