Un nuevo “hogar” para animales silvestres víctimas de incendios

La mayoría de las especies rescatadas no podrán volver a su hábitat por los daños que sufrieron. En Roboré, una pareja de esposos habilitó su hotel como refugio de recuperación. Ahora gestionan el permiso legal para que, una vez pase el desastre, se autorice una licencia temporal al albergue, y luego una permanente. El tema está en manos del Ministerio de Medio Ambiente.

Apóyanos
Conviértete en amigo/a de La Región. 
Suscríbete o dona un monto determinado. Tu aporte nos permite hacer periodismo independiente, de calidad y sobre todo útil para la sociedad. (Haz clic en la imagen para saber más).

La Región

Al menos 43 animales, de 15 especies de vertebrados, son atendidos en el refugio de recuperación para especies silvestres. El espacio está habilitado desde el pasado 21 de agosto, en el Hotel Biotermal de Aguas Calientes, municipio de Roboré, como consecuencia de los incendios, que ya llevan más de un mes azotando a Santa Cruz. Ahora se busca que, una vez pase la situación crítica, este lugar obtenga el permiso legal para funcionar como refugio temporal y, luego, sea un centro de custodia permanente.
Mucho antes del desastre, José Sierra y Claudia Mostajo, los propietarios, habían iniciado los trámites para un fin similar: acoger a animales silvestres que requieran atención. Por ello, cuando recibieron la solicitud de autoridades de la Gobernación y el municipio para ceder espacio durante la emergencia, no dudaron en aceptar. Además, los técnicos verificaron que cumplían con las condiciones necesarias. Desde entonces, estas personas dejaron de recibir turistas para dar lugar a las atenciones tanto para los vertebrados, así como para dar hospedaje y alimentación gratuitos a técnicos y voluntarios que llegaron a la zona estos días.

“La Alcaldía, la Gobernación y el Ministerio (de Medio Ambiente) nos pidieron que colaboremos como centro de emergencia, puesto que estamos en el centro de los focos de incendio, en Roboré, y aparte tenemos las instalaciones adecuadas para asistir a los animalitos”, contó José a La Región.

Lee también: Incendios en Bolivia: “bosques nunca se van a recuperar” | ENTREVISTA

Deshidratación, desnutrición, fracturas y heridas son las principales causas que atienden veterinarios y biólogos tanto del Gobierno Departamental de Santa Cruz, como del municipio de Santa Cruz de la Sierra y el Biocentro Play Land Park. Pero también hay camadas de neonatos o recién nacidos que fueron hallados solos, posiblemente porque sus padres murieron o tuvieron que escapar de las inclementes llamas.

Raúl Rojas, responsable de Biodiversidad de la Gobernación, explicó que la mayoría de estos seres no podrá volver a la vida silvestre ya sea porque sus lesiones son irreparables o porque al ser tan pequeños, como las crías, tienen que ser atendidos de forma “maternal” por el ser humano.

“Gran parte de estos animales tienen lesiones irrecuperables en la plenitud: fracturas, quemaduras, encontramos aves con las alas cortadas. Los neonatos, debido a que son muy pequeños, requieren atención maternal, lo que implica que se acostumbren al ser humano. En cuanto a los que tienen la posibilidad (de volver a su hábitat), estamos considerando la devolución, una vez que cese el fuego, con la limitante de coordinar con el Ministerio de Medio Ambiente, que debe autorizar las liberaciones”, dijo.

Lee también: En ocho meses el fuego arrasó con 21 mil kilómetros cuadrados, la superficie de todo El Salvador

Lee también: Denuncian caza ilegal de animales silvestres en zonas donde el fuego fue controlado

Lo que se viene

Muchas de estas aves llegaron deshidratadas e incluso con algunas fracturas.

En este momento en las zonas de desastre, mucha gente ya piensa en lo duro que será el postincendio. Si bien continúa la crisis por el fuego, se teme que algo peor se vea después, mucho más en el caso de los animales.

Por ello los esposos Sierra – Mostajo, esperan que el mencionado Ministerio otorgue el permiso legal temporal y luego la licencia definitiva. “Tenemos tres hectáreas y media, es un espacio grande. Son cabañas integradas en la naturaleza, todas de jatata, y el bosque está, conforme era originalmente. Ya tenemos a un biólogo y un veterinario contratados por nosotros, así que cuando se vayan los técnicos (después de la emergencia), ellos se van a quedar atendiendo a los animales. Nuestro único límite es que se nos otorgue una licencia de funcionamiento transitoria mientras adecuamos en papeles lo que exigen las leyes. Porque según los técnicos, cumplimos, pero si algo falta, trataremos de subsanarlo”, insistió Sierra.

El pasado 6 de septiembre, la Gobernación ya envió una carta al Ministerio de Medio Ambiente solicitando dicho permiso y hasta ayer martes se esperaba una respuesta.

La situación en otras zonas

Si bien el albergue principal para animales está en Roboré, existen otros en San Matías y San Ignacio, habilitados por el citado Ministerio. Precisamente del primero de ellos se pidió auxilio al centro de Aguas Calientes, para que una osa bandera reciba atención especial. Se trata de “Valentina”, que llegó con un cuadro grave de deshidratación y quemaduras de tercer grado en las patas. El martes despertó luego de 18 horas de estado de coma. Según un boletín informativo, comenzó a alimentarse, pero su estado aún es crítico.

Algunas de estas especies fueron entregadas por voluntarios que están en las zonas de fuego, pero otras fueron encontradas por técnicos especializados, ya que su labor consiste en brindar atención médica, pero también hacer rastrillaje en los lugares donde ya se apagaron las llamas para rescatarlas. Finalmente, en sitios estratégicos donde solo quedan cenizas, poner bebederos y comederos para que aquellos vertebrados que sobrevivieron puedan saciar la sed y el hambre.

Este tucán tiene lesiones en las plumas de la cola.

“Ante la situación, para nosotros es importante el desprendimiento de la gente del hotel Biotermal, porque para los animales que no van a poder volver a vida silvestre sería sumarles un trauma, el hecho de ser trasladados a un centro de custodia fuera de su ecosistema. Queremos que puedan, al menos, mantenerse en la Chuquitania en un centro que les brinde las condiciones”, afirmó Rojas desde el punto de vista técnico.

En cuanto a los esposos Sierra – Mostajo, están dispuestos a cumplir con los requisitos que sean necesarios para convertir este refugio temporal en el nuevo hogar de estos animalitos. “Sería una pena llevárselos a otro lugar, cuando son de acá y acá podemos tener una prueba de lo que ha pasado”, dijo José.


Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de este portal  sin autorización de La Región. Solicite información para redifusión a prensa@laregion.bo o al70079347

Apóyanos
Conviértete en amigo/a de La Región. 
Suscríbete o dona un monto determinado. Tu aporte nos permite hacer periodismo independiente, de calidad y sobre todo útil para la sociedad. (Haz clic en la imagen para saber más).