sábado, noviembre 26, 2022
InicioLA REGIÓNMedioambienteBolivia en el sexto lugar de avistamiento de aves, ¿qué implica ubicarse...

Bolivia en el sexto lugar de avistamiento de aves, ¿qué implica ubicarse en esta posición del Big Global Day?

El país descendió un puesto respecto a años pasados. Se registró 818 especies en un día, 81 menos que en 2021. Especialistas analizan las posibles causas y explican los beneficios de mejorar la marca.

Bolivia se posicionó en el sexto puesto del Global Big Day (BGD) que se realizó el pasado 14 de mayo. La competencia mundial reúne a expertos y aficionados en el avistamiento de aves para registrar la mayor cantidad de especies en un solo día. El objetivo es aportar al estudio y conservación y potenciar el aviturismo. La organización está a cargo del Laboratorio de Ornitología de Cornell y la Sociedad Nacional Audubon de Estados Unidos.

En esta ocasión, el país salió del top cinco al que nos tenía acostumbrados, con 818 registros, 81 menos que en 2021. En tanto que Colombia retomó el primer puesto, con 1.539 especies registradas, seguido de Perú (1.430), Ecuador (1.125), Brasil (1.060) e India (834).

Si bien en los números el descenso no fue dramático, hay que considerar que pasamos del puesto 70, en 2016; al cuarto lugar en 2018, durante el October Big Day, convirtiéndonos en potencial destino de aviturismo, una actividad que atrae a aficionados para ver y fotografiar a los pájaros. Esto teniendo en cuenta que el país es el sexto más diverso en especies de aves del mundo, con 1.439 especies, según datos del libro Aves de Bolivia – Guía de Campo, de Sebastián Herzog.

¿Por qué el descenso?

Los expertos explican que al no ser una actividad masiva, faltan participantes capacitados que requieren ciertos criterios técnicos y científicos, así como habilidades, como la detección por sonidos, forma de vuelo, pico, características físicas, entre otros factores.

Además que en algunos destinos, guías de turismo y guardaparques capacitados que se sumaban a la causa, no lograron participar este año. Otra situación es que desde hace varios años algunos grupos de especialistas o aficionados registran en los mismos lugares, dejando de lado otros puntos donde no hay presencia de “pajareros” durante la jornada del mundial. Esto, se debe a la falta de una organización integral del evento y la carencia de apoyo logístico, que podrían brindar entidades como gobiernos municipales, departamentales y otras instituciones llamadas a apoyar este tipo de iniciativas que benefician al país.

Uno de los datos llamativos en esta versión es que Potosí no reportó ningún ave, a diferencia de 2020 cuando aportó con 121 especies. Rodrigo Soria, director de Fundación Armonía y miembro del Club de Observación y Registro de Aves de Cochabamba comenta que en este destino solo el exguardaparque del Parque Nacional Toro Toro, Tomás Calahuma, participaba del BGD. “Ahora él está en Chuquisaca, pero en Potosí no hubo nadie y se sintió su ausencia”, explica.

Resultados del BGD 2021
Resultados del BGD 2022

En La Paz las anotaciones bajaron de 498 a 444. En casi todas las versiones, el éxito de este departamento, que posee la mayor variedad de especies de aves de Bolivia, ha sido gracias a la participación de guías de turismo comunitario del proyecto Sadiri Lodge, de la comunidad indígena San José de Uchupiamona, y de otros observadores exguías de turismo de San Buenaventura y Rurrenabaque (Beni). “Este año con la reactivación del turismo, los guías expertos en observación estuvieron trabajando y no lograron participar. Otros que también lo hacían, se ausentaron porque migraron a otros destinos por falta de fuentes de empleo”, dice Ruth Alipaz, fundadora del Sadiri Lodge, el primer albergue especializado en observación de aves de Bolivia.

La dirigente indígena destaca también que la falta de apoyo logístico y de formación de nuevos observadores hace mella en los resultados del evento mundial. “Los municipios deberían destinar presupuesto para formar más observadores. En esta zona hay mucho por registrar pero la falta de recursos para movilizarse y de gente que aporte en los registros, limitan los resultados”, lamenta.

Respecto a Cochabamba, donde se rastreó 89 especies menos, Rodrigo Soria, dice que es necesario explorar nuevos destinos. “Hasta ahora los equipos han estado visitando más o menos los mismos sitios, las mismas rutas que se han diseñado hace varios años, con algunas variantes pequeñas; eso hace que los pajareros se concentren en un solo lugar”.

Para Sebastián Herzog, los resultados no son malos pero se evidencia quizás falta de motivación para que más gente se sume al campeonato. “El año pasado el equipo del Madidi estuvo conformado como por unas 230, este año solo participaron unas 177. Observadores como José Balderrama, que supera las 200 especies registradas, este año anotó menos 30 aproximadamente. Hay que analizar todas las condiciones para buscar mejores resultados”.

Bajo su mirada, la falta de una campaña sistemática en redes sociales, como solía hacerse en años anteriores, pudo determinar la presencia de menos adeptos. Convocar a salidas a nivel de localidades, municipios, departamentales y nacionales permitirían mejorar la participación.  

Y es que al ser pocos observadores, cuando fallan los más comprometidos, serios, o “locos”, como dice Herzog, bajan las cifras. Hay algunos “pajareros” que observan aves desde las cuatro de la madrugada hasta las 10 de la noche, armando más de 15 listas, haciendo diferentes paradas, abarcando diferentes hábitats y altitudes; entonces, cuando ellos no participan la caída en el conteo final es más que evidente.

Renovar generaciones

Par el ornitólogo Herzog, es posible que Bolivia haya llegado al límite de su potencial de observadores, por lo que ve necesario integrar a nuevas generaciones, quizá de estudiantes que sean capacitados para este reto. “Seguimos siendo pocos, la mayoría de la gente que sale sube una lista, sale un grupito, sale por dos horas y a los mismos lugares”, reflexiona.

Hugo Santa Cruz, uno de los fundadores del  Club de Observación y Registro de Aves de Bolivia (CORA) y guía de aviturismo, sostiene que hay gran potencial para mantenerse en los primeros puestos. Sin embargo, coincide con los demás expertos, en la falta de organización integral y coordinada. Además de la poca presencia de observadores en zonas consideradas ideales para la observación porque la mayoría se centra en zona urbanas o cercanas a las capitales, como Samaipata en el caso de Santa Cruz; o el Chapare, en Cochabamba. Solo La Paz es el departamento que tiene mejor organización en cuanto a la distribución de zonas a observar, menciona.    

Respecto a la organización, Santa Cruz cita como ejemplo a Perú, que se posicionó en el segundo puesto del BGD 2022, con el registro de 961 especies, gracias también al apoyo de todos los niveles de gobierno.

En el país vecino participaron más de 280 guardaparques, especialistas y jefes de 41 áreas naturales protegidas gestionadas por el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp), organismo dependiente del Ministerio del Ambiente.

En Colombia lo propio. La suma de esfuerzos se refleja en sus resultados. En tanto que en Bolivia la participación es a iniciativa personal, de pocas instituciones, clubes de observadores,  sin mayores incentivos o apoyo de parte de los gobiernos.

Potenciar el aviturismo

G Foto: Gabriela Villanueva

Para Bolivia, ganar un sitial en el mundial de observación de aves tiene una incidencia directa en el aviturismo, una actividad que recién emerge. Pero además, esto permite visibilizar las amenazas que existen para las aves y sus hábitats. Es una forma de crear conciencia colectiva respecto a la importancia de la preservación de la diversidad biológica.

Ruth Alipaz recuerda que el proyecto Sadiri Lodge fue la punta de lanza de su comunidad para luchar contra proyectos de explotación maderera. Gracias al aviturismo -dice- se han protegido 34,000 hectáreas del territorio indígena Uchupiamona.

Sebastián Herzog apunta a que los resultados son una forma de promocionar al país porque mientras mejor posicionado esté en el ranking, el destino es considerado en la agenda de observadores europeos y norteamericanos, entre otros, que usan el ebird, la plataforma de registro de los resultados, como referente para elegir sus destinos.

Soria coincide con esto último, ya que es una actividad de alto coste para los turistas, que permite generar medios de subsistencia a familias de las comunidades y áreas rurales que se convierten en aliados de la conservación. 

Destacados