El país puede acoger a observadores de estos animales pero tal situación no se aprovecha. Pese a que hay más de 1.400 especies por observar, aún no existen operadoras especializadas.


Texto: Doly Leytón Arnez / Fotos: Asociación Armonía

La primera guía ilustrada de aves, publicada por la Asociación Armonía, muestra un registro de 1.435 especies en el país hasta julio de 2016. Más allá de constituir un brillante logro científico para Bolivia, esta guía es fundamental para promover el “aviturismo”, una actividad
que ya genera considerables recursos en países vecinos de la región, según los autores del documento.

¿Qué otro país ofrece trece especies de parabas y dos de ellas endémicas?, se pregunta Sebastián Herzog, uno de los autores del libro Aves de Bolivia – Guía de campo, presentado recientemente al público interesado en ornitología y también a actores del rubro turístico.

LIBRO AVES DE BOLIVIA

– Precio: Bs. 350 o 50 dólares, con un descuento de 10% para estudiantes.
Puntos de distribución
– La Paz: Pro-Rural, avenida 6 de Agosto (edificio Las Dos Torres, Piso 12) Tel: 2433336 –2435006
América Tours – Av. 16 de Julio 1490 (El Prado), Edificio Avenida PB, oficina No. 9
– Cochabamba: Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny – Av. Potosí N° 1458 (esq. av. América) Tel. Fax: 4486969
– Santa Cruz: Asociación Armonía, av. Lomas de Arena # 400, zona Palmasola. Tel: 3568808

Situada en el corazón de Sudamérica, en la transición de climas tropicales húmedos a subtropicales secos, Bolivia es uno de los 15 países mega diversos del planeta. Ningún otro país en esta parte del mundo ofrece la posibilidad de una vasta observación en la Amazonía, los Andes, la región del Chaco y sabanas en una sola visita. Esta información, proporcionada por Herzog, destaca el potencial turístico que posee nuestro país gracias a estos registros.

Para el autor, este material informativo es una herramienta para promover el desarrollo sostenible a través del turismo ornitológico y observación recreativa de aves; actividad cada vez más valorada en el mundo. Según su percepción, en Bolivia todavía es poco conocido el aviturismo o el de “pajareros” (birdwatchers en inglés) que constituye un mercado millonario y aporta con significantes ingresos a la industria del turismo en países como Colombia, Perú o Ecuador. “Asimismo, se espera que sirva a la investigación para atraer la atención de los observadores de aves, ornitólogos [y] así se convierta en un catalizador de la conservación de la biodiversidad y la investigación sobre aves de Bolivia”, destaca.

33678982844_53b7b27e0e_o

Sebastián Herzog explicó, durante el conversatorio “La avifauna y su implicancia en el sector turismo”, que los interesados en orniturismo invierten mucho dinero cuando visitan regiones donde se encuentran las especies que son de su interés. Aclaró que no sólo se limita a un público extranjero que sino también hay un mercado nacional interesado en este tipo de servicio. El investigador informó a los actores del turismo nacional, durante el conversatorio,
que quienes participan de tours de aves invierten al menos dos semanas para visitar lugares alejados de los centros urbanos y para ello requieren servicios de hospedaje, transporte, guías expertos, entre otros. Además que estos viajeros suben fotografías georreferenciadas a portales especializados en el Internet; un beneficio directo para la difusión del destino.

Cinclodes aricomae
Cinclodes aricomae

En tanto que Gonzalo Mérida, Oficial de Programas de la Cooperación Suiza, institución que financió la producción del libro, destaca que de los 15 países megadiversos del planeta, el único que no tenía una guía de aves era Bolivia; pese a ser el sexto del mundo en cantidad de especies. Mérida resalta que en una parte de la guía el autor afirma que se puede organizar un viaje de tres semanas en el que se llegaría a observar hasta 700 especies. El representante de la Cooperación Suiza hace hincapié en que pese a que la gran cantidad de especies registradas en nuestro país representa una excelente oportunidad para el turismo, todavía no se aprovecha. Afirma que no hay profesionales especializados ni operadoras que realicen este trabajo. Por ello es que durante la gira de presentación del libro se ha organizado foros dirigidos a promover el aviturismo entre los actores públicos y privados del sector.

Palkachupa (Philabura boliviana)
Palkachupa (Philabura boliviana)

Al respecto, el viceministro de Turismo, José Ricardo Cox Araníbar, reconoció que es poco conocida y promocionada la existencia de las más de 1.400 especies de aves que tiene Bolivia pero que la investigación divulgada abre una “inmensa ventana” al país para el desarrollo del ecoturismo con enfoque en observación de estos animales y las comunidades originarias. “Tenemos un país maravilloso, con un potencial inmenso en cuanto a este recurso de atracción turística, que sabemos que existe, pero es poco explotada y con contadas experiencias de promoción”, mencionó la autoridad. Cox propuso investigar el mercado del ecoturismo para identificar segmentos a los que se orientaría la visita de observadores de aves en el país.

Se conformará el COA

Uno de los resultados del conversatorio realizado en Santa Cruz el viernes 5 de mayo, es la iniciativa de creación del Club de Observadores de Aves (COA), propuesta por el licenciado en Turismo y fotógrafo de naturaleza, Hugo Santa Cruz. Este profesional expresó que uno de los factores para que Bolivia esté rezagada en el tema de observación de aves, tanto como pasatiempo como negocio, es que se desconoce esta actividad y no se la promueve como en los países líderes en el rubro como Colombia, Perú, Ecuador y Brasil.

Santa Cruz resalta que este club se forma para impulsar la cultura de observación de aves y despertar la idea de negocio de aviturismo. Una de las primeras actividades convocadas por el COA fue la participación en el Big Global Day 2017, una jornada anual de observación en la que se compite a nivel global. Hasta el cierre de esta edición Bolivia había quedado en el puesto 14 con la observación de 486 especies durante el sábado 13 de mayo. El primer lugar lo obtuvo Colombia con 1.487 especies vistas. Si bien aún no hay operadoras especializadas en aviturismo, en Bolivia existe el interés del sector en este mercado casi virgen. Actualmente Bird Bolivia sería la única agencia legal que brinda este servicio al mercado extranjero.

Cabe resaltar que Aves de Bolivia – Guía de campo presenta en detalle las características de cada especie con ilustraciones magníficas e información de distribución, grado de amenaza y vulnerabilidad, entre otros aspectos.

Un trabajo de 11 años reúne datos de 1.435 especies

El libro Aves de Bolivia – Guía de campo editado por la Asociación Armonía, en inglés y español, demandó once años de trabajo a los nueve autores, trece artistas e innumerables
colaboradores. Este material reúne información de 1.435 especies de aves de las 12 ecoregiones del país.

La publicación fue financiada por la Cooperación Suiza, a través del Proyecto Biocultura, WWF y por otras instituciones de cooperación y conservación. Según el autor principal del libro, Sebastián K. Herzog, quien investiga las aves en el país desde 1995, Aves de Bolivia – Guía de Campo se nutre de los resultados de 10 años de investigaciones científicas realizadas
en el país.

El precio de este libro es de 350 bolivianos (50 dólares). Los recursos generados con su venta serán íntegramente derivados al apoyo de la investigación científica, para capacitar futuros guías de aviturismo y la digitalización de la guía a través de aplicaciones para teléfonos inteligentes. También se han distribuido gratuitamente ejemplares a ONG involucradas en la temática, agencias de cooperación, universidades y otras entidades relacionadas al tema en todo el país.


Lee en línea o descarga gratis

Portada-Newsletter9
Tu apoyo es importante para nuestro trabajo. suscríbete y recibe nuestra revista impresa.