viernes, diciembre 2, 2022
InicioLA REGIÓNMedioambiente¿Cómo llegó a Santa Cruz la hoja de Victoria boliviana más grande...

¿Cómo llegó a Santa Cruz la hoja de Victoria boliviana más grande del mundo?

El sueño de un ingeniero mecánico de crear un pequeño paraíso en Santa Cruz para una planta acuática traída del Beni se convirtió en parte de la historia de un descubrimiento científico que sorprendió al mundo.

Corría 1984 cuando Tonchi Ribero, un ingeniero mecánico de profesión y paisajista por vocación, vio por primera vez, la planta acuática que hasta hace poco se creía era una “Victoria amazónica”. Fue en en Santa Ana del Yacuma (Beni). Sus hermosas flores, colores vibrantes y su particular tamaño que se imponía en el paisaje, lo deslumbraron y lo que inició como un viaje laboral más, se convirtió en un descubrimiento que germinó un sueño: construir un paraíso digno de una Victoria.

Pero tuvieron que pasar 15 años para que Ribero empiece a dar forma a ese sueño. En 1999 adquirió tres hectáreas de terreno en la ruta a Porongo, en la zona del Urubó de Santa Cruz de la Sierra. “Era una hondonada profunda donde corría el agua de lluvia. Todos decían que era topográficamente agresiva por las exageradas pendientes”, explica Tonchi.

Entre noviembre y enero se puede apreciar la floración de la Victoria Boliviana. Foto: © Sergio Ribero

En el año 2000 se empezaron los trabajos para adecuar el terreno y construir la laguna. Al año siguiente, en septiembre del 2001, y una vez que esta se llenó con agua de lluvia, se recolectaron 26 ejemplares de la planta acuática de un curichi ubicado en el camino entre Trinidad y San Ignacio de Moxos. De todas ellas, solo una sobrevivió y produjo las semillas que germinaron en la siguiente primavera. Así se iniciaba el espectáculo más vistoso y característico de La Rinconada. 

Pero decidir el cómo compartir la belleza de estas plantas fue algo que Tonchi descubrió de a poco. Inicialmente tenía planeado construir un pequeño condominio con la laguna como punto focal. Sin embargo, cuando el auge inmobiliario se vino abajo y luego de una experiencia desagradable en la que invitó a amigos y familiares a visitar la laguna y muchas de las victorias amazónicas quedaron prácticamente destruidas, se replanteó la forma de conservarlas.

Un restaurante campestre fue la respuesta. De esta manera podía definir los espacios y dejar la laguna como el principal atractivo pero sin que los visitantes dañen las plantas. Así abría sus puertas La Rinconada, en 2003, en la ribera oeste del río Piraí y a tan sólo 15 minutos de la ciudad capital.

Batiendo récords

A medida que La Rinconada iba creciendo, también lo hacían de una manera muy particular las victorias. Sin que se lo propusieran, el ambiente protegido de los fuertes vientos por plantas tropicales y con el abono de los restos orgánicos de cientos de carpas japonesas koi, que fueron colocadas en la laguna para el deleite visual de los comensales, empezaron a surgir hojas de tamaños inusuales. Es por ello que en diciembre de 2005, con el asesoramiento de la bióloga Luzmila Arroyo, decidieron inscribir en la organización científica victoria.adventure.org una hoja de 2,78 m de diámetro como “la mayor hoja de Victoria jamás registrada”. Se batía el primer récord.

Don Tonchi Ribero explica los inicios de La Rinconada, un trabajo que continua creciendo y que tiene como su mayor orgullo el registro de la hoja de Victoria más grande del mundo. Foto: © Cecilia Requena Gallo

Los años posteriores las plantas alcanzaron mayor tamaño hasta que en el 2012 se registró un ejemplar de mayor dimensión hasta la fecha: 3,20 m. Todo una hazaña considerando que es 67% más grande que la hoja registrada actualmente en los Guiness Record: 2.40 m. De ese registro récord hoy queda el Museo de la Hoja, donde se encuentra precisamente una réplica idéntica en fibra de vidrio realizada por los escultores Juan Bustillos, Julio Vargas e Iver Arancibia.

Una nueva especie para la ciencia 

La que hasta hace poco era conocida como Victoria amazónica resultó ser una especie endémica de Bolivia llamada Victoria boliviana, que no se encuentra en ninguna otra parte del mundo.

Según una nota de la BBC, el botánico Carlos Magdalena, uno de los mayores expertos en nenúfares del mundo, sospechaba desde hacía tiempo que la planta era diferente de las otras dos especies gigantes conocidas, Victoria amazónica Victoria cruziana.

Sus sospechas le llevaron a pedir a científicos de Bolivia -del Herbario Nacional de Bolivia, el Jardín Botánico de Santa Cruz y de La Rinconada- la donación de algunas semillas al Real Jardín Botánico de Kew, de Inglaterra. 

Esas semillas fueron cultivadas junto a las otras dos especies bajo exactamente las mismas condiciones. Los resultados del estudio de las plantas mostraron claramente que cada parte de la planta boliviana era totalmente diferente. Así se descubrió una nueva especie botánica para la ciencia. 

Lee también: Cinco cosas que debes saber de la Victoria Boliviana, una de las maravillas botánicas del mundo

Este lunes 11 de julio, dos personas de nuestra comunidad “Amigos de La Región” recibirán pases para conocer la hermosa Victoria boliviana, en La Rinconada Ecoparque & Restaurante. Si deseas participar, únete a uno de nuestros canales y espera la trivia que publicaremos sobre esta especie ese día a las 14.00 🇧🇴:

Whatsapp: http://bit.ly/ComunidadLR

Telegram: https://t.me/LaRegion

Destacados