sábado, diciembre 3, 2022
InicioLA REGIÓNMedioambienteCómo los jóvenes en Bolivia lideran la estrategia para involucrar a la...

Cómo los jóvenes en Bolivia lideran la estrategia para involucrar a la sociedad civil y hacer frente a la crisis ambiental

En 2017 un grupo de 20 chicos y chicas vieron que hacía falta integrar a distintos sectores sociales para hacer frente al cambio climático. Desde entonces buscan participar de la toma de decisiones sobre un tema que nos debe preocupar a todos.

2015 fue un año histórico para el mundo, aunque no todo el mundo lo haya tomado en cuenta. Aquella gestión, 196 países -entre ellos Bolivia- más la Unión Europea se pusieron de acuerdo para hacer los esfuerzos necesarios con el fin de evitar que el calentamiento de la Tierra se eleve de 1,5 a dos grados centígrados por encima de los niveles preindustriales. El Acuerdo de París, como se denominó el documento, entró en vigor en 2016 y ese mismo año fue ratificado por Bolivia con una ley. De esa manera, el país reafirmaba sus compromisos climáticos o Contribuciones Determinadas a nivel Nacional (CDN o NDC por sus siglas en inglés) para reducir la emisión de gases de efecto invernadero, que no son otros que los que se generan por todas las actividades que desarrolla el ser humano.

Los resultados de estas acciones se miden cada cinco años. Eso significa que cada quinquenio los países firmantes deben enviar la actualización de sus CDN. En el caso nacional, dos de los compromisos más importantes tienen que ver con la reducción de la deforestación al 80 por ciento hasta 2030 y el 60 por ciento de la reducción de los incendios forestales hasta el mismo año. En todo esto, el rol de distintos sectores de la sociedad es vital para acompañar las medidas de cumplimiento y participar directamente en la elaboración de los NDC.

Lee también: Con su gas en declive, Bolivia se enfrenta a una transición energética involuntaria

Hasta ahora y de manera poco visibilizada, los jóvenes han tomado la iniciativa de encaminar al resto de la sociedad civil -pueblos indígenas, colectivos ambientales, empresa privada- hacia una participación activa para hacer frente a la crisis climática, que tiene que ver con el calentamiento del planeta, el cambio climático y sus consecuencias.

Informarse para tomar consciencia

En ese contexto, en 2017 surgió la Plataforma Boliviana de Acción frente el Cambio Climático (PBACC) primero para posicionar la temática entre la juventud, pero también en otros espacios que permitan llegar a la mayor cantidad de sectores sociales. Los creadores -gente que viene de distintos rubros como el derecho o la ingeniería- se dio cuenta que había ambientalistas, defensores de animales, pero hasta ese momento no había algo específico respecto a la crisis climática.

Mario Cerezo, uno de los 20 fundadores, asegura que actualmente hay más mujeres que varones entre los 100 miembros activos. Empezaron en cinco ciudades y ahora están en ocho de las nueve capitales del país.

Gracias a este trabajo, identificaron un mecanismo internacional que permite a los países organizar sus encuentros juveniles para armar posiciones que luego pueden ser llevadas a la Conferencia de Partes (COP) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático. Se trata de la Conferencia Local de la Juventud (LCOY por sus siglas en inglés), parte del Movimiento de Jóvenes por el Clima (Youngo por sus siglas en inglés).

PBACC ya llevó adelante la primera LCOY en Bolivia en 2019, precisamente después de los incendios forestales que arrasaron con más de cuatro millones de hectáreas, y ha continuado con estas actividades con el apoyo de distintas instituciones no gubernamentales como la Fundación Jubileo, entre otras.

Los primeros frutos

La Plataforma Boliviana de Acción frente el Cambio Climático durante una conferencia dirigida a universitarios en Santa Cruz.

Como parte de este movimiento, este año se lleva adelante una serie de conferencias denominada “Análisis de los compromisos climáticos de Bolivia desde la sociedad civil”. La idea es poner en conocimiento de la población -en especial los jóvenes- sobre la realidad medioambiental que se vive en el país y que, según entendidos, es “alarmante”.

Marcos Nordgren, experto en crisis climática, ve que el papel de los distintos sectores es vital, ya que es precisamente la ciudadanía en general la que demanda productos, consume energía y define cómo se transporta. Quizá por eso también Naciones Unidas tiene mecanismos de participación para la sociedad civil en la construcción de los compromisos climáticos; los mismos que todavía no se ejercen en Bolivia.

“Eso es lo que hemos venido a hacer aquí y que continuaremos en diversas ciudades del país para involucrar a los jóvenes, a las mujeres, a los pueblos indígenas, dirigentes, líderes sociales; darles información suficientemente actualizada para enfrentar un debate sobre crisis climática e identificar el papel de la sociedad civil en esta lucha frente al cambio climático”, asegura Nordgren a La Región.

Lee también: ¿Qué es el IPCC y por qué los expertos en cambio climático están preocupados?

Pese a ello, ve que existe una posición más seria para hacer frente a la deforestación y a los incendios forestales, por ejemplo. Y es que los datos más sobresalientes del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) describen un escenario “dramático, que nos tiene que aterrorizar”.

Por eso en estos encuentros, que hasta el momento han recorrido ciudades como La Paz, Cochabamba y recientemente, Santa Cruz, se da a conocer estos detalles para que los participantes se sientan afectados y puedan actuar al respecto.

Quizá todo ello ayude a entender que la situación político-social que vive el mundo tiene componentes de la crisis climática. De ahí que es necesario tomar partido al respecto e involucrarse como sociedad. “Afortunadamente vivimos en un país que tiene una historia muy fuerte de participación de la ciudadanía en decisiones estratégicas. En lo personal, confío en la lucidez que ha demostrado el pueblo boliviano en momentos de crisis”, concluye el experto.

Participación ciudadana: uno de los logros clave en la primera COP del Acuerdo de Escazú

Destacados