miércoles, diciembre 7, 2022
InicioLA REGIÓNMedioambiente¿Cómo registran los científicos los secretos de la vida silvestre de un...

¿Cómo registran los científicos los secretos de la vida silvestre de un bosque?

Las cámaras trampa son una importante herramienta que le permite a los científicos recolectar constantemente información acerca de los ecosistemas. Gracias a estos aparatos, los científicos pueden estudiar los comportamientos de la fauna, la densidad de una población y hasta descubrir nuevas especies.

Las cámaras trampa son equipos que capturan videos o fotografías y son utilizados por científicos y expertos para conocer de manera detallada el comportamiento de la fauna silvestre. Funcionan durante el día y la noche, y ante cualquier movimiento se activan.

Estos aparatos permiten conocer a los animales que habitan un bosque, pero también estudiar las densidades de las poblaciones de algunas especies. Por ejemplo, entre los años 2017 y 2019, científicos instalaron 129 cámaras trampa en 131 000 kilómetros cuadrados de la triple frontera entre Perú, Ecuador y Colombia. La información recopilada por estos equipos permitió determinar la presencia de 1.5 jaguares por cada 100 kilómetros cuadrados, por lo que se estima que en este lugar habitan unos 2000 felinos.

Monitorear las especies que se desplazan por el territorio permite, entre otras cosas, saber dónde hay que concentrar los esfuerzos de conservación o entender cuál es el estado de salud del ecosistema. En el Parque Nacional Natural (PNN) El Tuparro, en Colombia, gracias a la instalación de 44 cámaras trampa los científicos han observado la presencia de todos los depredadores top dentro de la cadena alimenticia, como el jaguar, el yaguarundí (Puma yagouaroundi) o los zorros cangrejeros (Cerdocyon thous). Que estén estos animales en el lugar, demuestra que el parque se encuentra en buen estado ya que “usualmente esas especies son las primeras que desaparecen cuando existen intervenciones severas”, explica Jorge Parra, coordinador de áreas protegidas de WCS.

Mongabay Latam presenta aquí cuatro historias donde los científicos han logrado espectaculares descubrimientos gracias al uso de cámaras trampa.

1. Ñembi Guasu: cámaras trampa muestran a los habitantes de este refugio silvestre del Chaco boliviano

Ñembi Guasu, en Bolivia, tiene más de un millón de hectáreas y es considerada la segunda área protegida más grande del Chaco Sudamericano. Para evaluar su biodiversidad, compuesta por más de 100 especies de mamíferos, 300 de aves y 80 de reptiles y anfibios, se instalaron cámaras trampa. Estos aparatos han permitido observar al jaguar, al chancho tropero (Tayassu pecari),  el hurón (Eira barabara), la urina (Mazama gouazoubira) y el gato onza (Leopardus pardalis), entre otros animales. En la lista de aves observadas están el tinamú ondulado (Crypturellus undulatus), el halconcito colorado (Falco sparverius), la Amazona frentiazul (Amazona aestiva), el cucú ardilla (Piaya cayana) y el tirano melancólico (Tyrannus melancholicus), entre otras decenas de especies. Mira aquí las imágenes.

Descarga gratis: Revista digital La Región N° 56

2. De las cámaras trampa al ADN ambiental: la tecnología se une a la ciencia para salvar al felino de América

Desde hace una década, el jaguar ha sufrido por la presión del tráfico de sus partes. Los perros detectores serán una gran ayuda en la lucha contra este delito. Foto: Diego Pérez / WWF Perú.
Desde hace una década, el jaguar ha sufrido por la presión del tráfico de sus partes. Los perros detectores serán una gran ayuda en la lucha contra este delito. Foto: Diego Pérez / WWF Perú.

Durante dos años, José Luis Mena, jefe del departamento de Zoología del Museo de Historia Natural Vera Alleman Haeghebaert, de la Universidad Ricardo Palma, en Perú, lideró un equipo de investigación que le siguió la pista a los jaguares en la triple frontera entre Perú, Ecuador y Colombia. El objetivo era saber cuántos felinos hay en ese lugar y para lograrlo fue necesario poder distinguir un individuo de otro. Las manchas de los jaguares son importantes en el proceso de identificación, básicamente porque son como las huellas dactilares. “Colocando cámaras a ambos lados del camino se logra fotografiar ambos lados de los jaguares, identificar sus marcas y saber qué individuo es”, explica Mena. Mira aquí las imágenes.

3.El Teuco: así funciona una estación científica en el corazón del Gran Chaco argentino | Cámaras trampa

el teuco Gran Chaco
Alejandro Serrano en el laboratorio de la estación El Teuco. Foto: Fundación Rewilding Argentina.

Con las cámaras trampa “todo el tiempo estás recolectando información, aunque uno no vaya específicamente a buscarla”,  dice Gerardo Cerón, el biólogo que dirige las tareas científicas en El Teuco, una estación científica ubicada en el corazón del Gran Chaco argentino. “Una caminata para ir a cambiar la memoria o limpiar una de las 30 cámaras trampa que tenemos instaladas puede reportar un nuevo registro de una planta o de un insecto”, dice el biólogo. Mira aquí las imágenes.

Armar un inventario completo de los animales y plantas del Parque Nacional El Impenetrable es el objetivo de los científicos que trabajan en El Tauco. La recompensa será descubrir nuevas especies para la ciencia.

4.Jaguares melánicos en Panamá: singulares felinos de color negro son registrados por cámaras trampa

M2E73L115-114R397B367

Desde el año 2016, las cámaras trampa instaladas por los investigadores del proyecto Kaminando Habitat Connectivity Initiative, en el Valle del Mamoni, en Panamá, han captado las imágenes de 15 jaguares. Estos equipos también han permitido constatar la presencia de jaguares melánicos en este bosque, una variación genética de esta especie que le da una coloración negra. Además, las cámaras trampa del proyecto Kaminando han registrado cinco de las seis especies de felinos que se encuentran en Panamá —jaguar, puma, ocelote, margay y yaguarundi— así como 31 especies de otros mamíferos silvestres. Lea la historia completa aquí.

Destacados