miércoles, diciembre 7, 2022
InicioGuía de turismoLa PazEn El Alto se puede hacer turismo a bajo costo en, al...

En El Alto se puede hacer turismo a bajo costo en, al menos, 18 sitios

Desde ecoturismo hasta experiencias esotéricas, pasando por visitas a sitios arquitectónicos. La ciudad más joven de Bolivia es en sí misma un lugar en la que confluyen culturas, y lo moderno convive con el pasado.

Apóyanos
En Bolivia hacer periodismo independiente y de calidad es cada vez más difícil y costoso, por eso necesitamos de tu apoyo. Suscríbete o sé parte de los Amigos de La Región. (Haz clic en la imagen para saber más).

La Región

De El Alto se dice que es la ciudad más joven de Bolivia. Que es una “ciudad dormitorio”, porque muchos de sus habitantes salen muy temprano a trabajar en La Paz y solo vuelven al anochecer. Se dice también que es una ciudad de migrantes por naturaleza. Que de a poco se fue poblando por mineros relocalizados, migrantes del campo y extranjeros. Se dice que crece tan rápido, que pronto se dejará de decir El Alto de La Paz y se dirá La Paz de El Alto.

Y es eso, los colores de sus calles, la cultura a cada paso, el caos que en sí tiene un orden por descifrar; la mezcla entre lo tradicional y lo moderno lo que tanto encanta a los visitantes.

Quien llega a La Paz en avión se encontrará con una planicie llena de puntos color ladrillo, de esas que tienen las terrazas llenas de trastos, cables para tender ropa y la casa del perro. A medida que la nave avanza, esa ola naranja toma forma y se convierte en edificios y en iglesias con la misma estructura cada cierta distancia. Al bajar del avión y ya rumbo a la sede de Gobierno, muchos centros comerciales, vendedoras embutidas en chompas, medias gruesas y polleras de colores. Y vehículos, cientos de vehículos –grandes, medianos, chicos- de transporte público y privado, agolpados en las avenidas.

En medio de esa mística que tiene El Alto, solo el municipio ha identificado 18 “productos turísticos” a bajo costo, algo que marca la diferencia frente a otros destinos.

El pensamiento comunitario

La influencia de la cultura aymara es muy fuerte en esta ciudad. La idea de lo comunitario hace que, salvo excepciones, se piense siempre en llegar a más personas, sin dejar que el lucro sea el principal motivo de una actividad.

Para la secretaria de Desarrollo Económico del municipio, Ana María Saavedra, en otras ciudades se cobra en dólares a los extranjeros e incluso los nacionales deben pagar por visitar ciertos espacios; pero este no es el caso.

Sin embargo, es innegable que todo proyecto necesita ser sostenible, lo cual implica un esfuerzo más grande para las autoridades, teniendo en cuenta la reducción de recursos que han sufrido los gobiernos subnacionales.

Ante la situación, una de las grandes alternativas es el turismo comunitario, aquel en el que la gente se involucra, porque entiende que tiene sitios importantes para mostrar y ello genera ingresos. La contraparte de los municipios llega con capacitaciones, mejoras y publicidad, entre otros.

Cultura a cada paso

Los turistas disfrutan de las actividades durante el paseo.

Quien visita El Alto notará que la modernidad del Teleférico y losrituales ancestrales conviven en un mismo espacio. Así se percibe en la Ceja, donde desde una calle en la que están los amautas aymaras leyendo la suerte en coca e incienso, en sus quioscos; se ve las cabinas que diariamente transportan a miles de pasajeros. “Para los extranjeros, ese es un lugar turístico por excelencia”, dice Saavedra, en alusión a que los miradores permiten otro tipo de experiencia en cuanto a paisaje se refiere.

Los cholets o la arquitectura andina, que se ha desarrollado en los últimos años, también ha generado un movimiento turístico de gran envergadura. Apostados en diferentes barrios, estos caserones de espacios amplios y tonalidades rojas, verdes, amarillas y azules; muchos de ellos con fachadas de máscaras de superhéroes como Iron Man, son hoy por hoy una novedad para los visitantes. Aunque hay agencias de turismo que ofrecen recorridos por los interiores a un costo elevado, es posible visitar algunos de manera gratuita, porque son galerías comerciales.

Turismo extremo

También es posible vivir aventuras extremas, haciendo rapel por una torre de 25 metros. La actividad se llama Saraqaña, que quiere decir descenso en aymara. Con la debida acreditación y equipos certificados, el municipio organiza esta actividad en el mirador del Faro Murillo. Para participar, hay que estar atentos a las convocatorias que se da a conocer en la página oficial de Facebook (@unidaddeturismoelalto). El costo es mínimo y sirve para cubrir el mantenimiento de los implementos, explica el jefe de la Unidad de Turismo, Hildeberto Márquez.

Quienes gustan de explorar formas geológicas y ser parte de rituales esotéricos andinos, pueden visitar el valle ecoturístico de Kaque Marka. Y quienes más bien disfrutan de la naturaleza, la Ruta Qhutaña es ideal para hacer turismo fotográfico, por la amplia fauna y flora altiplánica que se encuentra. Similares a ella están la ruta Chacaltaya, donde hay una laguna de colores, y la ruta Vizcacha.

Recorrer la ciudad

Con Bs 2, que es lo que cuesta normalmente el pasaje desde La Paz a La Ceja, es posible hacer recorridos por El Alto y descubrir la feria 16 de Julio, considerada la más grande del país. En ella se puede encontrar desde un alfiler hasta vehículos de segunda mano, en sectores estratégicamente divididos aún en medio del desorden. Los jueves y domingo, la zona del mismo nombre se ve abarrotada de gente que acude a pasear, pero también a comprar ropa usada en cantidades considerables y todo lo que se pueda imaginar.

En la misma línea, siempre caminando, existe un city tour nocturno denominado Arumaw Sarnaqañani y dos rutas: monumentos históricos, y apachetas y wakas, que son sitios sagrados andinos donde se realizan rituales. En especial, agosto es un mes en el que en muchos de estos sitios se verá la creencia popular de rendirle culto a la tierra o Pachamama.

Ferias de comidas

Aunque las actividades mencionadas se pueden hacer en cualquier momento del año y se trata de programas abiertos a los que se puede acceder en la Dirección de Turismo, que está en la calle 5 de Villa Dolores; paralelamente los fines de semana se busca incentivar ferias de comida tradicional.

Así, muy pronto se realizará un festival de la llajua, una salsa picante, típica de Bolivia elaborada con locoto, tomate y quirquiña, una hierba. De lo que se trata en esta oportunidad es de recobrar la elaboración y las innovaciones, ya que hasta hace algunos años, en los hogares alteños se usaba el batán de piedra, y no así la licuadora. Asimismo, hay quienes le ponen un toque especial con ciertas especias, de manera que esta pasta sea el acompañamiento vital de las comidas.

Muchas de estas actividades es mejor realizarlas en grupo y previa organización de la Dirección de Turismo, por un tema de seguridad.

Otros sitios identificados por el municipio de El Alto para hacer turismo

Miradores

  • Wak’a Jamp’athu. Se dice que a las piedras con formas de animales como el sapo que hay en este lugar les cayó un rayo. Es un sitio para hacer rituales andinos.
  • Sagrado Corazón de Jesús. Fue el primer monumento de El Alto y se dice que ahí está enterrado el corazón de Tupak Catari. Los sacerdotes aymaras hacen rituales en este lugar.
  • Kaque Marka. Situado en el valle turístico del mismo nombre. Su nombre significa pueblo de loros. En este lugar se puede avistar vizcachas y zorros andinos.
  • Es uno de los mejores para observar el paisaje tanto de El Alto como de La Paz, y a la vez nevados como el Illimani y el Mururata.

En la Ruta Qhutaña

Paseos por lagunas de colores son parte de la oferta turística. Foto: GAM El Alto
  • Apacheta Jilarata. Situado a 4.576 metros sobre el nivel del mar, permite apreciar la Crodilera Real, parte del lago Titicaca y El Alto. Antes de iniciar la ruta, los visitantes realizan una ofrenda o ch’alla.
  • Muruqu Qhuta. Pequeña laguna cristalina, en cuyos alrededores se avista aves. Un lugar ideal para captar fotos.
  • Represa Milluni. Desde el balcón, se puede ver el reflejo del Señor de Los Andes. De color rojizo azulado, pro los minerales que contiene, en algún momento fue un gran yacimiento minero.
  • Exestuquera 2. En este lugar están los hornos que transportaban arcilla, cuarzo, entre otros minerales.
  • Laguna Esmeralda. Antes de su formación era un yacimiento de extracción de piedra caliza. En los alrededores hay nidos de allkamaris, aves propias del lugar.
  • Laguna Roja. Concentra minerales como el zinc y el wolfrang. Desde este lugar se puede ver los nevados.
  • Cementerio histórico de Milluni. Aquí yacen los cuerpos de la masacre de Milluni, un hecho que sucedió el 24 de mayo de 1965, durante el gobierno de René Barrientos Ortuño.
  • Ch’usa Marka. Una planicie parecida a un desierto, ideal para hacer competencia de voladores y captar imágenes fotográficas con ilusiones ópticas.

Ruta arquitectura

  • Colegio de Arquitectura. Construido en 2001, su diseño da la impresión de ser un edificio que está cayendo.
  • Mirador Virgen Blanca. Desde aquí se logra apreciar los nevados que rodean la zona.
  • Villa Bolívar 2. En esta zona hay varias obras de Freddy Mamani, el arquitecto que diseña cholets. El comercio dio origen a muchas de estas costosas infraestructuras.
  • Salón Imperio del rey. En la avenida Bolivia es un típico caserón de colores fuertes, con diseños andinos y luces, que lo hacen aún más llamativo.
  • Museo Antonio Paredes Candia. Aquí se puede encontrar una pequeña exposición de fotografías antiguas de El Alto, donde se observa antiguas edificaciones.

Lee también:

Tour Arquitectura Andina 

Turismo esotérico en El Alto

Un recorrido por lagunas  de colores 

El Alto impulsa turismo de aventura urbana


Apóyanos
En Bolivia hacer periodismo independiente y de calidad es cada vez más difícil y costoso, por eso necesitamos de tu apoyo. Suscríbete o sé parte de los Amigos de La Región. (Haz clic en la imagen para saber más).