jueves, diciembre 8, 2022
InicioLA REGIÓNInternacionalFoz de Iguazú, tocar el cielo es posible

Foz de Iguazú, tocar el cielo es posible

Con tres vuelos semanales la línea aérea Amaszonas abre las puertas a turistas bolivianos que busquen aventura, contacto con la naturaleza, pero sobre todo, un descanso frente a una de las siete maravillas del mundo.

APOYANOS
Tu aporte nos permite hacer periodismo independiente, de calidad y sobre todo útil para la sociedad. Sé un amigo/a de La Región.

Texto: Rocío Lloret Céspedes / Fotos: Visit Iguassu – Doly Leytón Arnez

El ruido del agua ensordece, aturde, abstrae. Detenerse frente a ese caudal cristalino es como mirar a la naturaleza vomitar sus entrañas; la prueba más simple de que solo un ser sobrenatural pudo crearlas.

Formadas por las aguas del río del mismo nombre, las Cataratas de Iguazú están en Brasil y Argentina. Son muchas. Pequeñas, medianas, grandes; 275 saltos dentro de áreas protegidas. Pero hay una -la Garganta del Diablo- que se devora al resto. Un abismo de 82 metros de altura, 150 metros de ancho y 700 de largo. Es la que aparece en las fotos de los más de 1,5 millones de turistas que llegan a apreciar una de las siete maravillas naturales del mundo, y que también es Patrimonio de la Humanidad.

Hasta hace poco, llegar a este destino demandaba mucho dinero, pero sobre todo, tiempo. Había que hacer un vuelo hasta Asunción del Paraguay y de allí recorrer por carretera 325 kilómetros hasta Ciudad del Este, el tercer punto fronterizo que comparten los tres países mencionados. Aunque son poco más de cinco horas, la ruta no es de las mejores.

Ahora, con la apertura de una nueva frecuencia de la compañía aérea Amaszonas, se salva ambos obstáculos. El vuelo demora menos de dos horas y parte de Santa Cruz de la Sierra directamente a Foz de Iguazú (Brasil), con lo cual, los costos bajan notablemente.

Contáctanos al 70079347

Lee también: Roboré, los defensores del agua dulce

Un destino, varias opciones

Iguazú proviene del vocablo guaraní “agua grande” y Foz es “boca” en portugués. En el lado argentino, la ciudad que cobija a las cascadas se llama Puerto Iguazú. Mientras que la tercera urbe que comparte esta triple frontera es Ciudad del Este, en Paraguay.

Esta característica -tres destinos en un solo viaje- hace que se pueda disfrutar de la alegría del país de la samba, el toque de un buen vino argentino y la riqueza de la cultura guaraní.

Si bien el principal atractivo son las Cataratas, existe una industria del turismo tan bien organizada, que ofrece alternativas de acuerdo a la edad, el tiempo de permanencia y otro tipo de preferencias. Están los deportes extremos para los más osados; los recorridos tranquilos para personas de tercera edad o aquellos que buscan tranquilidad; tours de compras, para quienes prefieren ropa de marca o electrodomésticos, y también, un turismo especializado.

Itaipú, la hidroeléctrica más grande del mundo, es una obra de arte de la ingeniería. Desde allí se provee electricidad a Brasil y Paraguay. Foto: Doly Leytón

La represa de Itaipú –de la voz guaraní “la piedra que canta”- es un punto obligatorio de cualquier recorrido, pero tiene un tour especial para aquellos ingenieros que busquen saber más de la construcción y el funcionamiento de la hidroeléctrica más grande del mundo. Ubicada en Paraguay y Brasil, esta obra de arte construida entre 1974 y 1984 abastece de energía a ambos países.

En el caso de las Cascadas, se puede hacer la visita tanto en el lado brasileño, como en el argentino. Ambos valen la pena, ya que la vista como las sensaciones son distintas.

En el primer caso, la Garganta del Diablo luce su esplendor de abajo hacia arriba. Para ello es necesario caminar por un sendero de cemento durante 30 minutos aproximadamente. Cada cierto tramo hay espacios para tomarse fotos e ir descubriendo la magnificencia de las aguas.

En la última, que es el punto de mayor aproximación, se puede observar ese abismo que se forma entre el punto de caída libre y el tope. Una capa parecida a la niebla, pero que en realidad son las gotas de agua que escapan por todas partes tras impactar con el fondo. Todo rodeado de una vegetación de distintos tonos de verde.

Las Cataratas vistas desde la parte inferior. A la derecha está la ‘Garganta del Diablo’, una de las caídas más espectaculares. Foto: Visit Iguassu

Desde Puerto Iguazú, Argentina, el acceso es un poco más largo. Se debe ingresar primero en un tren, que recorre el bosque paranaense durante 30 minutos y luego seguir a pie por pasarelas. En ambos casos, hay sillas de ruedas, para personas con discapacidad motriz.

El paisaje aquí es distinto. Un río de aguas calmas en cuyo fondo se ve a los bagres y tortugas, que se posan en las piedras. Si hay suerte, se podrá observar alguna otra especie silvestre, aunque el ruido suele ser un impacto negativo para ellas.

Los amantes de la naturaleza disfrutarán más esta vista. La cercanía con las Cataratas, desde arriba es única. Aquí poco sirve tratar de no mojarse; tampoco vale la pena. Alrededor, un contraste entre calma y caos. Entre pequeñas lagunas donde descansan los peces y la furia desenfrenada de las aguas.

 Naturaleza a flor de piel

Parabas, flamencos, aves de rapiña. Todo un sinfín de especies se preservan en este parque que, además, tiene un mariposario. Foto: Visit Iugassu

Por donde se recorra, habrá que tener en cuenta que el daño ambiental causado en la zona, ahora busca ser subsanado con estrictas medidas de protección. Hubo reforestación en varios sectores y se rescató animales que sufrieron por la incursión del ser humano en su territorio.

Tras la construcción de la represa de Itaipú se hicieron trabajos de mitigación. Así también, cuando en 1934 se creó el Parque Nacional Iguazú, se tomó en cuenta que ahí había una riqueza natural incalculable. Es por ello que se pide no alimentar a los animales y no arrojar ningún tipo de desechos. La circulación de los vehículos en la zona del área protegida debe hacerse a velocidades muy bajas, de manera que si se atraviesa alguno, no sea impactado.

Muchas de estas aves se reproducen en cautiverio, en laboratorios que tiene el parque. Foto: Visit Iguassu

Uno de los frutos de esa tarea de conservación es el Parque de las Aves, que está en el lado brasileño. Aquí no solo se alberga a 1.500 individuos de 150 especies, sino que hay laboratorios donde se cuida su reproducción en cautiverio. El sendero está muy bien señalizado y cuenta con baños, guías, y un snack para servirse algún refrigerio.

Aventura extrema

Macuco Safari es uno de los destinos que no pueden faltar en el itinerario. En estas lanchas la aproximación a la caída de agua es extrema.

Por donde se vea, hay una actividad para cada gusto. Desde casinos, hasta museos e incluso una mezquita musulmana, fruto de la inmigración que se dio en la época de la construcción de la represa.

Los amantes de la aventura –entonces- tienen su espacio en el Safari Macuco, que ofrece la posibilidad de hacer un recorrido en lancha hacia una caída de agua. También hay rafting y escalada.

Para hacer esta actividad hay que calcular un tiempo de hora y media o dos horas. El tramo para llegar es largo. Foto: Doly Leytón Arnez

Para estas actividades se debe ingresar a la selva en un tren, un jeep de doble tracción y, finalmente, descender hasta el agua en un ascensor.

Acá, como en las cascadas, se recomienda usar algún tipo de impermeable, pero es inevitable mojarse. Los movimientos de la lancha hacen que el agua salpique y el momento de acercarse a la pequeña cascada se reciba borbotones en el rostro, como si el cielo se abriera y echara su poderío encima.

Decisiones

Vista aérea de las Cataratas, todo un espectáculo para la vista. Estar cerca es mucho mejor. Foto: Visit Iguassu 

En los últimos años la línea aérea Amaszonas ha apostado por destinos turísticos clave, tanto dentro como fuera de Bolivia. Así, es posible llegar en sus vuelos comerciales a Uyuni, Rurrenabaque y Chimoré, entre otros considerados los puntos de mayor afluencia de visitantes. En el extranjero, las frecuencias directas a Cusco, por ejemplo, hacen posible que más bolivianos puedan vacacionar fuera de las fronteras. Desde el 15 de diciembre, a este se suman Foz de Iguazú y Río de Janeiro, en Brasil.

Diego Urioste, gerente de ventas de Amaszonas, explica que la firma toma en cuenta tres aspectos clave para elegir un nuevo destino: que sea interesante para vacacionar, ideal para hacer negocios o que pueda aproximar a la gente que va a visitar a sus familiares.

En el hito de las tres fronteras hay espectáculos de bailes de Argentina, Basil y Paraguay durante todo el día. Foto Marcos Labanca 

En el caso de Foz de Iguazú, cumple con los dos primeros puntos. Primero porque con esta nueva frecuencia –martes, jueves y domingo- se espera que el flujo turístico de bolivianos aumente considerablemente. Segundo, porque según explicó el cónsul de Paraguay en Puerto Iguazú, Magno Antonio Álvarez, muchos ciudadanos de su país viajan a Santa Cruz a adquirir ropa boliviana para venderla en Ciudad del Este. En contraparte, la ciudad guaraní busca proyectarse como centro de convenciones de este lado del continente, lo que hace que su infraestructura hotelera sea de las mejores.

Pero además es una opción para quienes gustan de hacer tours de compras, ya que los precios son muy atractivos, especialmente en electrodomésticos.

En las tres ciudades la capacidad hotelera es muy buena y solo es cuestión de definir dónde hospedarse, según la economía.

Paquetes de origen

Carolina Villalba, guía profesional de turismo, asegura que para disfrutar el destino es mejor comprar paquetes en el país de origen. Si bien es posible hacerlo directamente en las ciudades, el ahorro es considerable.

Dada la facilidad de cruzar las fronteras (carnet de identidad o pasaporte en el caso de los bolivianos), se puede acceder a hospedaje en un punto y movilizarse sin inconveniente por los atractivos. Pero todo esto se ahorra cuando se busca directamente una empresa que se encargue de ello.

Al ser un destino muy relacionado con el agua, la lluvia no es obstáculo para hacer los paseos. Foto: Doly Leytón Arnez

En cuanto a la comida, recomienda los bufetes que están en el lado brasileño y los hay de distintos precios. Por un aproximado de 15 dólares por persona se puede probar un sinfín de ensaladas, pastas, comida típica y rápida. Ya por la noche, la movida está en el lado argentino, más apacible y tranquilo como para tomarse una copa de vino.

Otro detalle a tomar en cuenta es que al estar tan bien pensadas las visitas a los lugares más concurridos, es un destino ideal para visitar en familia, con niños pequeños y personas de tercera edad. Los más jóvenes también tienen su espacio dada la cantidad de atractivos, como centros comerciales y discotecas.

La guía Carolina Villalba con un grupo de periodistas, modelos e influencers bolivianos. Foto: Doly Leytón Arnez

Amaszonas dispuso dos aeronaves para llegar a Foz de Iguazú, dependiendo la ocupación: el Embraer, de 114 pasajeros o el Bombardier, de 50. Por lanzamiento hay promociones desde 249 dólares hasta hoy 21 de diciembre y posteriormente, desde 290 dólares.

En ese contexto, el reto para 2020 es consolidar las rutas internacionales. “Tenemos Cusco, Montevideo, Asunción y ahora Foz, y Río. Estamos cambiando la flota de los CRJ y estamos pasando a los Embraer, que son aviones que duplican la capacidad de pasajeros”, dice Urioste.

¿Pensando en ir a Foz de Iguazú? Aquí una pequeña guía

Cada cierto tramo, en el lado brasileño, se puede hacer imágenes de distintas perspectivas de las Cataratas. Foto: Doly Leytón Arnez

 

Con el cambio climático en los últimos años las estaciones han cambiado mucho, por lo que en cualquier época es posible tener una estadía grata. Aún en días de lluvia, los atractivos están abiertos y el hecho de que persé las Cataratas sean el principal punto de visita, hace que el agua no sea un obstáculo.

Como dato, de junio a septiembre se supone que hay menos precipitaciones, pero las temperaturas descienden también. Este tema es importante si se viaja con niños pequeños, ya que en los lugares clave al tener la ropa mojada, a cierta hora se siente frío.

Para acudir a las Cascadas hay impermeables desde uno hasta seis dólares, pero es agradable sentir las gotas que salpican. De seguro encontrará quienes creen en la cábala de tirar monedas, pero esto no es aconsejable, ya que las sustancias del metal contaminan los cauces.

Tampoco alimente a los animales. Los cuatíes, por ejemplo, están al acecho porque mucha gente incurre en el error. Esto no solo es malo para ellos, sino que al ser un animal irracional, puede haber contratiempos.

Es mejor usar indumentaria cómoda para  los recorridos. Las zapatillas y sandalias son ideales. Lo que sí, tenga en la mochila una muda adicional, porque sí o sí terminará mojado. Similar cuidado se debe tener con los equipos electrónicos como celulares y cámaras fotográficas.

Al respecto, la guía Carolina Villalba sugiere una estadía de cinco días: cuatro para recorrer la mayor cantidad de atractivos y el quinto para descansar en el hotel, ya que hay algunos como el Recanto Cataratas, que tiene piscinas con aguas termales, además de todas las comodidades de un resort. Esto permite mayor distensión porque si bien cuando se va en un tour hay que cumplir horarios, el margen de tolerancia es un poco más amplio.

Extravagancias

También se puede ver el esplendor de las aguas desde una aeronave. Hay recorridos de hasta 30 minutos. Foto: Geti Your Guide

Para quienes tienen mayor poder adquisitivo es posible visualizar las Cataratas desde los aires. Desde 115 dólares por persona, se puede recorrer 10 minutos la zona en un helicóptero.

También hay un paseo de luna llena en el lado argentino, que permite disfrutar de los sonidos de la naturaleza en su esplendor.

En todos los casos, especialmente en verano, es bueno llevar un repelente.

Cómo llegar

Tanto en Foz de Iguazú, como el Puerto Iguasú y Ciudad del Este hay aeropuertos. En el caso de la primera ciudad, Amaszonas tiene tres vuelos que llegan directamente desde Santa Cruz de la Sierra. También se puede llegar en autobús partiendo de ciudades de los tres países fronterizos: Paraguay, Brasil o Argentina.

Para desplazarse, hay alquiler de vehículos y autobuses que cumplen rutas y horarios. La aplicación Moovit, en Foz, es muy útil.

Finalmente, tenga en cuenta que el verano –entre diciembre y marzo- es la época de mayor afluencia de turistas.

Conviértete en amigo/a de La Región. Suscríbete o haz una donación.

Tour Iguazú en imágenes

Fotos: Visit Iguassu

La sensación de peligro, en los giros intempestivos y las caídas en puntos ciegos hacen de este paseo un deporte extremo. No basta un impermeable para dejar de sentir el agua en el cuerpo. 
El hito de las tres fronteras tiene un parque con edificaciones misionales y estatuas de indígenas de cera. Hay shows de baile y restaurantes.
El Parque de las Aves tiene sus espacios sectorizados por especies. En el de las parabas, escucharlas aturde, pero son ellas las dueñas de este lugar en el que -además- muestran su poderío frente al ser humano.
La noche en Foz de Iguazú ofrece espectáculos como este, que está en el Guiness Record por ofrecer la mayor cantidad de danzas latinoamericanas en un solo show. Foto: Rafarin 
Si de comer se trata, la carne argentina es infaltable en el menú. En el lado brasileño también se puede disfrutar de este manjar, pero preparado de otra manera. fOTO: Rafarin
La característica de los restaurantes en Foz es el sistema de bufete. Por un solo precio, el comensal puede disfrutar de distintos tipos de carnes, guarniciones y postres. Lo mismo sucede en los desayunos de los hoteles.

 

 

Destacados