Conforme comienzan a disminuir las restricciones a los viajes a nivel mundial, los destinos se centran en el turismo interno. Para ello los países empiezan a ofrecer incentivos para animar a las personas a explorar sus propios destinos. Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), este tipo de turismo regresará más rápidamente que los viajes internacionales, lo que representa una oportunidad para recuperarse de las repercusiones sociales y económicas de la pandemia de COVID-19.

Estas iniciativas están destinadas a estimular la demanda interna. Entre ellas figuran acciones centradas en la comercialización y la promoción, así como en los incentivos financieros. Entre los ejemplos de países que están adoptando medidas específicas para aumentar el número de turistas nacionales se incluyen:

  1. En Italia, la iniciativa Bonus Vacanze ofrece a las familias con ingresos de hasta 40.000 euros contribuciones de hasta 500 euros para gastar en alojamiento de turismo interno.
  2. Malasia asignó 113 millones de dólares en vales de descuento para viajes, así como una exención fiscal personal de hasta 227 dólares de los EE.UU. para gastos relacionados con el turismo interno.
  3. Costa Rica trasladó todos los días festivos de 2020 y 2021 a los lunes para que los costarricenses disfruten de fines de semana largos para viajar por el país y ampliar sus estancias.
  4. Francia lanzó la campaña #CetÉtéJeVisiteLaFrance (‘Este verano, visito Francia’), que pone de relieve la diversidad de destinos en todo el país.
  5. Argentina anunció la creación de un Observatorio de Turismo Interno para dar un mejor perfil de los turistas argentinos.
  6. Tailandia subvencionará 5 millones de noches de alojamiento en hoteles al 40% de las tarifas normales de las habitaciones hasta cinco noches.