Serranía Incahuasi Foto: Natura

Serranía de Incahuasi es la nueva área protegida municipal de Chuquisaca y se encuentra en Villa Vaca Guzmán, en el límite entre Santa Cruz y el departamento sureño. En este lugar se originan varios arroyos y ríos importantes como el Yuqui, Itimiri, Yacunday, Ayango, Agua Blanca, Arrayan, Pincal, Melario y Salitral, todos ellos considerados de vital importancia, por ser los principales proveedores de agua para el consumo de la población.  Por esta y otras razones, luego de más de tres años, en marzo pasado se promulgó la Ley Municipal de creación del “Área Natural de Manejo Integrado (ANMI) y Gestión Comunitaria del Agua y Biodiversidad Serranía Incahuasi”.

La zona conserva 29.047 hectáreas en los Andes bolivianos, que abarcan bosques húmedos y submontanos.

Henry Bloomfield, técnico de áreas protegidas de la Fundación Natura, organización que coadyuvó en la creación, explicó que la zona tiene una alta capacidad de retención de humedad, lo que permite proveer agua al ambiente.

Allí nacen ojos de agua de donde las comunidades El Pincal, Arrayá, Caraparirenda, Ity,  Tururumba, y la ciudad intermedia de Muyupampa,  se proveen para el consumo de las familias.

En el lugar existe gran biodiversidad, que incluye 141 especies de plantas, 14 de ellas con cierto grado de amenaza en Bolivia, porque históricamente el bosque ha sido utilizado para el aprovechamiento de la madera. 

Además, al estar vinculada con el Área Natural Municipal de Manejo Integrado de Igüembe, en el sur; la Serranía de Incahuasi establece una conectividad crítica en la región, para animales de gran alcance y amenazados, como el oso de anteojos (Tremarctos ornatus). A esto se denomina corredor natural.  “La Serranía Incahuasi protegerá este importante recurso de la expansión de la agricultura, la tala y otras amenazas. También ayudará a prevenir sequías”, menciona Bloomfield.

Según estudios técnicos, estos bosques subhúmedos bolivianos tucumanos permiten el almacenamiento de dióxido de carbono desde tres, hasta 254.2 toneladas por hectárea. Esto determina que el 80 por ciento presenta una importancia ambiental producto de su alta capacidad de concentración de biomasa y humedad.

Franklin Barrientos, presidente del Concejo Municipal de Villa Vaca Guzmán, destacó que en el proceso de creación se involucró a todas las comunidades, mediante la socialización y  consulta previa. “Existe un compromiso de todos, porque estamos conscientes de la importancia de cuidar el agua para nuestras futuras generaciones”, dice.

Respecto a la gestión del área, el funcionario municipal explicó debido al cambio de Gobierno municipal, las próximas autoridades deberán dar continuidad al proyecto. Para ello, ya se puso al tanto de la importancia del área a las nuevas autoridades. “Los próximos pasos son la creación de un Comité de Gestión, la creación de planes y proyectos de manejo. Al ser una iniciativa consensuada y de alta importancia para nuestras comunidades y futuras generaciones, estamos seguros de que las próximas autoridades trabajarán por el bien del área”, comenta. 

Al respecto, Bloomfield  mencionó que se ha logrado que el Municipio abra un programa presupuestario para la gestión de áreas protegidas. “Además, se pretende que miembros de las comunidades se formen como guarda bosques para garantizar su cuidado y para que sean parte de la gestión”.


Apoya nuestro trabajo periodístico. Haz clic para saber cómo.