Ecoturismo, la apuesta de una comunidad indígena chiquitana cobra fuerza

Santa Rosa de la Mina ultima detalles para recibir visitantes que quieran conocer la historia de su iglesia, recorrer senderos, degustar comida típica y conocer sus artesanías. Un destino que requiere tres horas de recorrido.

La fachada de la iglesia de Santa Rosa. Foto: Archivo La Región.

La Región / Fotos: FCBC

San Ramón es un municipio nuevo, tenemos gente muy joven y hay mucho trabajo por hacer, una de ellas es el turismo. Algo limpio, tranquilo, llamativo”.

Ismael Villca lleva dos gestiones como alcalde de este municipio que en marzo de este año cumplió 21 años. El año pasado, tanto él como los concejales y gente de Santa Rosa de la Mina, una comunidad indígena chiquitana, que está a cinco kilómetros de San Ramón, sobre la carretera San Javier – Concepción en Santa Cruz; vieron en el ecoturismo una oportunidad para mejorar la economía de las familias que viven en este territorio. Tenían los elementos —cultura, artesanías, naturaleza e historia— y lo más importante: estar en un punto estratégico de entrada hacia la Chiquitania.

Fue entonces que el Gobierno Municipal de San Ramón, por primera vez incluyó al turismo en su Presupuesto Operativo Anual (POA) y pidió apoyo para financiar el proyecto a CISU (Dinamarca) y la coejecución de la Fundación para la Conservación del Bosque Chiquitano, así como a la Earth Advocates Association.

Tras un año de planificación, capacitación, diseño y otros detalles, hace algunas semanas los responsables mencionados entregaron el recorrido, que ya cuenta con señalización y está en plena etapa final para formar guías. Mientras, el destino ya ha recibido 20 visitas, de gente que vio un letrero de anuncio y quiso conocer de qué se trataba la iniciativa.

Historia, cultura y naturaleza

Uno de los folletos en los que se explica por qué visitar Santa Rosa.

El recorrido comienza en el mirador que está al ingreso de San Ramón, a 175 kilómetros de la capital cruceña, desde donde se tiene una vista privilegiada del ingreso a la Chiquitania. A nueve kilómetros está Santa Rosa de la Mina, la comunidad indígena-chiquitana, que ya cuenta la señalización respectiva, así como un banner con la imagen de la iglesia y que indica que a 800 metros de la carretera está el ingreso.

Una vez allí, está la plaza principal, con motivos chiquitanos y luego una auténtica capilla chiquitana.

“San Ramón es un pueblo totalmente chiquitano. Aquí vivieron ayoreos y grupos étnicos bien chiquitanos. Estamos en la puerta (a la Chiquitania) y, de aquí hacia atrás, los ayoreos”, explica el concejal Cerbello Égüez.

Posteriormente está un sendero ecológico, a 300 metros de la comunidad, en cuyo final hay mesas y bancas para descansar.

Jenny Flores, responsable del proyecto en la FCBC, explica que luego los visitantes pueden ver las artesanías elaboradas por mujeres del lugar, y servirse el almuerzo o alguna merienda.

Turismo de paso o para un día

El acto de entrega oficial del recorrido.

Se calcula que el recorrido se puede hacer en tres horas, por lo que quienes están de viaje hacia San Julián, Concepción, San Javier o San Ignacio pueden detenerse en este lugar para conocer este nuevo destino. También quienes quieren salir de la ciudad un día y luego deben volver a sus actividades.

Todo este movimiento beneficiará a alrededor de 18 familias, ya que tres guías de la comunidad están siendo capacitados, mientras que otras tres personas están a cargo de la iglesia. Hay cinco que trabajan en las artesanías, una que apoya en los recorridos y dos que se alternan en la elaboración de los alimentos.

En el propio pueblo de San Ramón también se capacitó a una asociación de seis artesanas, que muestran su producción en la parte superior del mercado municipal.

Esta decisión de apostar por el turismo muestra una apropiación de parte de los habitantes de Santa Rosa de la Mina, quienes ya empezaron a limpiar partes del recorrido que se vieron afectadas durante el confinamiento estricto por la pandemia.

Hasta fin de año, se prevé tener todo a punto, para que al pasar por esta carretera, usted pueda detenerse y conocer este emprendimiento indígena-chiquitano.

Lee también

https://www.laregion.bo/san-ramon-se-proyecta-como-nuevo-destino-turistico-de-la-chiquitania/