Por Miriam Telma Jemio

“Primera vez que veo un oso hormiguero”, exclamó Adrián Mendoza. “Yo también”, replicó Mario Gil. Mendoza es uno de los 15 estudiantes que pasaron tres días en el Parque Nacional Kaa Iya y Gil lleva ocho años como guardaparque de esa área protegida ubicada en Santa Cruz, en el chaco boliviano.

Esta anécdota es una de varias que vivieron los jóvenes de Charagua Iyambae, San José de Chiquitos y Pailón, tres municipios que conforman el área protegida nacional más grande de Bolivia. Gracias a los poemas que le escribieron para ganar el concurso “Yo Guardaparque” tuvieron la oportunidad de conocer por dentro el bosque seco tropical chaqueño mejor conservado en América Latina.

La segunda semana de octubre, los “poetas del Kaa Iya” y sus profesoras llegaron al campamento Tucavaca, ubicado a 95 kilómetros de San José de Chiquitos, municipio que forma parte de las Misiones Jesuíticas y donde se fundó Santa Cruz. El objetivo de la visita fue cumplido: los jóvenes conocieron por dentro al área protegida y el trabajo que realizan los guardaparques para conservar su fauna y flora.

Leer más: La cruel matanza de jaguares para el mercado negro de Surinam

Publicidad

Leer más: Otuquis, su riqueza biológica atrae al ecoturismo

Los guardaparques cuando realizan su trabajo hacen las veces de guardianes de la biodiversidad, de bomberos, de paramédicos, entre otras tareas. Por eso, los jóvenes poetas pasaron un taller breve de primeros auxilios, aprendieron a realizar vendajes y a auxiliar a las personas heridas en accidentes e incidentes. Además, ya pueden reconocer a algunas plantas peligrosas.

Los patrullajes diurnos y nocturnos fueron los más enriquecedores y, también, los más disfrutados por los jóvenes, quienes organizados en grupos, con la guía del entonces director del área protegida, Jorge Banegas, y los guardaparques recorrieron el Derecho de Vía (DDV) de Gas Transboliviano (GTB/YPFB), desde el campamento Tucavaca hasta la planta de comprensión de GBT. La primera noche vieron a un oso hormiguero, una liebre y un zorro. Fueron varios los encuentros con zorros durante los tres días.

En el mismo campamento de los guardaparques se vio una variedad de especies de aves y mariposas. La primera noche un anta visitó el albergue Tucavaca, donde se alojaron los estudiantes, causando sorpresa al grupo que pudo observarlo y fotografiarlo; al iniciar el tercer día,  una urina hizo lo propio en el campamento de los porteros de GBT. Ambos animales permanecieron por largo tiempo “posando para las cámaras”. Llegaron a comer y a tomar agua al lugar, explicaron los guardaparques.

La observación y registro de aves fue otra de las rutinas que aprendieron a realizar. Los jóvenes provistos de binoculares, cuadernos y bolígrafos, conocieron los nombres comunes y científicos de la avifauna que lograron observar con el apoyo de los guardaparques y sus cartillas. Durante esa actividad, un par de penis se pasearon por todo el campamento.

Aunque era su mayor anhelo, no pudieron ver fue a un jaguar, una especie amenazada por el tráfico de sus colmillos principalmente. Daniel Rocha de la Unidad Educativa Marista de San José de Chiquitos, le escribió lo siguiente: “Oh majestuoso felino de garras grandes. Atrapado por los cazadores que aman la belleza de tu piel. ¡¡Corre, corre!! Y piérdete en las selvas tropicales… del Gran Kaa-Iya”.

Los aprendices de guardaparques fueron capacitados, por los guardaparques y personal de GBT, en el uso de cámaras trampa que registran la fauna que habita la región, que en su mayoría son antas como lo evidenciaron en la revisión de las fotografías capturadas.

Así mismo, aprendieron a llenar las planillas de verificación del cumplimiento de la gestión ambiental de la empresa. Inspeccionaron el sistema de tratamiento de aguas residuales, el área de acopio de residuos para el reciclaje y el de la disposición de basura. Con la guía de los guardaparques llenaron los documentos, de esa manera conocieron algunos de los impactos ambientales que implica una actividad de esta envergadura en un área protegida (cuyo mayor impacto se dio durante el tendido del gasoducto) y algunas de las medidas que la empresa realiza para minimizarlas.

Leer más: La dolorosa historia detrás de la celebración del Día Nacional del Guardaparque Boliviano

Al término de los tres días, Adrián Mendoza, estudiante de Charagua, comentó que lo más impresionante para él fue ver la fauna. “Había visto los animales solo en foto y ahora lo vi de cerca”, expresó. Lo que le sorprendió es el trabajo de los guardaparques, que tienen que proteger toda el área y la forma en que respondieron al último incendio para impedir que ingrese al Kaa Iya.

César Cuéllar, estudiante de Pailón, manifestó que se lleva mucho conocimiento del área protegida. “Aprendí mucho sobre lo difícil y riesgoso que es el trabajo de los guardaparques”, dijo.

Nataly Tosube Pinto, estudiante de San José Chiquitos, también resaltó las funciones de los guardaparques. “Saber qué hacen y qué riesgos corren fue muy importante”, señaló.

En la despedida, los organizadores pidieron que todo lo conocido en el Kaa Iya sea replicado en los colegios, en sus casas, en sus comunidades para que más gente sepa la importancia de proteger ese Parque Nacional.

Datos

  • El Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integral Kaa Iya fue creado en 1995. Tiene una superficie de 3.441.111 hectáreas.
  • Su mayor potencial es el turístico, centrado en el campamento Tucavaca.
  • Esta actividad fue realizada en el marco del Programa de Uso Público del Parque Nacional ANMI Kaa-Iya, que en coordinación con la alcaldía de Pailón y Dirección Distrital de Educación, lanzó el concurso “Yo Guardaparque” dirigido a estudiantes de pre promoción de los colegios de los municipios de Charagua Iyambae, San José de Chiquitos y Pailón. Los concursantes compusieron un poema al Kaa-Iya y los ganadores lo visitaron. La actividad contó con el apoyo de la empresa transportadora GTB/YPFB, que opera en el área desde hace 20 años.

 

Lee en línea o descarga gratis nuestra revista digital

Periodismo independiente ¡Necesitamos tu apoyo!

  • En La Región somos periodistas independientes, nuestros contenidos son gratuitos pero si tienes la posibilidad de donar 10 bolivianos o el monto que desees, tu aporte ayudará a continuar nuestra labor de investigación y difusión de temas medioambientales de ecoturismo y turismo comunitario de Bolivia.
  • Nuestra cuenta: Banco Unión cuenta de Editorial La Región número 100 000 1945 2973 NIT 4669 85803
  • Contrata nuestro servicio de publicidad. Si tienes una empresa, contrata nuestros servicios de publicidad. ¡Llegamos a miles! Contáctanos al 70079347 o prensa.laregion@gmail.com
  • Conoce más de nuestro equipo y trabajo en este enlaceNosotros

 Te puede interesar

Haz clic sobre la imagen para conocer detalles
Haz clic sobre la imagen

Prohibida la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos de este portal en plataformas de medios de prensa locales o internacionales, sin autorización previa de la Agencia de Noticias La Región. Solicite información a prensa@periodicolaregion.com 

Anuncio

Terreno-finca en venta (Quillacollo, Cochabamba) 40$us/m2

A la venta hermosa finca con 5,5 hectáreas con un precio de 40 dólares m2 (Precio total: $us.2,200,000) La Finca cuenta con una hermosa casa estilo colonial de lujo, varias fuentes de agua en la casa principal, además de vacas y caballos que al momento de la venta se quedarán en la finca. Se recibe a cuenta de pago casa en la ciudad de Santa Cruz o Cochabamba. Interesados comunicarse al 70079347 o al ☎ 72270404

Lee en línea o descarga gratis nuestra revista mensual