Por Cecilia Requena Gallo / Fotos: Steffen Reichle – Bolivianeando con Steffen

Catarata Ahlfeld en temporada seca. Foto: Steffen Reichle

Lee también ➡ Otuquis, su riqueza biológica atrae al ecoturismo

Ubicado en el municipio de San Ignacio de Velasco, al noreste de Santa Cruz, el Parque Nacional Noel Kempff Mercado es uno de los más grandes y mejores conservados de Bolivia. Imponentes farallones, cataratas impresionantes, ríos desbordantes, lagunas de gran belleza, todo ello rodeado de exuberante vegetación y una amplia diversidad de fauna, hacen de las 1.523.446 hectáreas que conforman esta área protegida, un escenario natural de ensueño.

Sus escenarios paradisíacos son apreciados por pocos visitantes cada año. Entre 2008 y 2016, se registró el ingreso de poco menos de 1.500 turistas, entre extranjeros y nacionales. La gran distancia desde Santa Cruz de la Sierra y la inaccesibilidad de los caminos de acceso son las principales razones.

Por ejemplo, en la zona sur del parque hay tres atractivos importantes: la meseta de Caparú, las cataratas El Encanto y la Laguna Chaplin, que si bien se pueden apreciar durante todo el año, quedan inhabilitadas durante la temporada de lluvias por el deterioro de los caminos, lo que genera poca actividad turística.

Lee también ➡ Bolivia: esfuerzos y esperanza para salvar a la paraba frente rojaApóyanos

En el parque existen unas 1.325 especies,  entre peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos.

Al factor climático también se suma el tránsito de camiones pesados como factor que afecta el estado de rutas y puentes. Ha sido por ello una tarea prioritaria para el parque dialogar con las empresas madereras y comprometerlas a realizar, de manera conjunta con el parque y las comunidades, el mantenimiento de los caminos durante todo el año.

Otra de las apuestas es impulsar la entrada por vía aérea, que se ve fortalecida con la inauguración del aeropuerto internacional de San Ignacio de Velasco.

Una vez concretado todo esto, el siguiente desafío en puerta es implementar los servicios básicos para los turistas que ingresen al área. Esto se traduce en un plan de construcción de ecoalbergues, miradores y senderos. En este punto jugarán un papel importante las comunidades aledañas. En la zona sur la comunidad Florida y Los Fierros, y en la zona norte Flor de Oro, serán los lugares donde se desarrollarán estos proyectos. Allí, los comunarios serán los encargados de brindar los servicios de atención de comedores y guía turística.

Lee también ➡ Parque Nacional Noel Kempff Mercado, una joya natural cruzada por las paradojas

Lo que busca el turista

Es una zona de transición entre el Bosque Seco Chiquitano y la Amazonía.

Dentro del parque el visitante puede realizar una variedad de actividades: trekking o caminatas por senderos, camping, observación de flora y fauna, investigación científica, baños en pozas naturales, visita a comunidades, canotaje, cabalgatas a caballo, escalada en roca, observación de aves, filmación y fotografía, pesca con devolución, visita a sitios arqueológicos y rapel. De todas estas actividades destacan dos: la observación de flora y fauna, y la visita a las cataratas.

“Para observar las cataratas la mejor temporada de visita es en época de lluvia, entre enero y abril o mayo. Por el contrario, si lo que se desea es observar animales, hay que ir cuando las aguas están bajas ya que hay más posibilidades de avistar a los animales grandes en las playas, por lo que la temporada ideal es entre agosto y noviembre aproximadamente”, dice Steffen Reichle, biólogo, fotógrafo de naturaleza y guía turístico.

Antas jaguares, monos, capibaras, bufeos, londras, ciervos y tortugas, son de los animales más emblemáticos que se encuentran dentro del parque. Pero el número de especies registradas es aún mayor: 1.325 entre peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos; 347 especies de insectos y 4.000 especies de plantas.

“El Noel Kempff tiene un valor biológico tremendo, primero porque es un área grande que alberga una cantidad muy importante de animales grandes y también plantas que solo se pueden encontrar ahí y en ningún otro lugar de Bolivia o el mundo; y por otro lado, es una zona de  transición entre el bosque seco chiquitano y la parte amazónica por lo que es un muy importante corredor entre dos grandes ecoregiones”.


Guía sugerido:

Sitios para visitar*

ZONA NORTE

Catarata Federico Ahlfeld

Una vista espectacular del Parque Nacional Noel Kempff Mercado. Foto: Steffen Reichle

Con su naciente en la parte alta de la meseta y formada por el curso del río Paucerna, se encuentra la catarata Ahlfeld, problablemente el atractivo turístico más emblemático del Noel Kempff Mercado. Una caída de agua de 50 metros aproximadamente, que forma una increíble poza natural para nadar y crea un paisaje apto para la fotografía de la naturaleza.

En la Comunidad Piso Firme, se debe alquilar una lancha para navegar por el rio Paraguá hasta el río Iténez, ir río arriba hasta entrar al río Pauserna luego se navega hasta pasar el ingreso que lleva a la catarata Salto Susana. Finalmente, se debe caminar 30 minutos hasta llegar a la catarata. La temporada ideal para llegar a este atractivo es entre abril y mayo.

Catarata Arco Iris

Los 80 metros de altura de la Catarata Arco Iris impresionan a cualquier viajero. Este espectáculo natural se puede apreciar desde un mirador ubicado al frente. Las caídas de agua se constituyen en uno de los paisajes naturales más hermosos de Bolivia.

Es el mismo recorrido para llegar a la catarata Ahlfeld, la diferencia es que está ubicada a cuatro horas más de caminata intensa. Los meses ideales para ingresar son de marzo a mayo.

Apóyanos

Laguna Bella Vista

Hace honor a su hombre, ya que es una laguna de agua cristalina, rodeada de gran vegetación que se constituye en un refugio para muchas especies de animales que acuden al lugar para refrescarse. Se encuentra en la comunidad de Bella Vista, desde donde se debe realizar una caminata por un sendero durante aproximadamente cuatro horas. La superficie de la laguna supera las 10 hectáreas.

Campamento Las Torres

Desde esta posición se puede tener una visión completa del parque gracias al mirador que tiene el Campamento Las Torres. En este lugar se puede admirar las aves volando desde cerca y tener un mayor contacto con la naturaleza. El paisaje que se admira desde este punto muestra la inmensidad del parque.

La Comunidad de Piso Firme es el punto de partida, allí se debe alquilar una lancha y navegar por el río Paraguá hasta llegar al río Iténez, pasando el campamento Flor de Oro hasta arribar al campamento Las Torres, recorriendo unos 217 kilómetros aproximadamente río arriba. A este sitio turístico se puede ingresar desde marzo hasta principios de junio.

Mirador de los Monos

Del campamento Flor de Oro, con dirección a Lago Caimán y La Meseta se levanta esta elevación, sobre el monte tupido.

ZONA SUR

Meseta de Caparú. A una elevación de 900 metros, se levanta este macizo caracterizado por sus imponentes farallones. Ideal para la observación de biodiversidad y paisajes. Cuenta con piscinas naturales.

Catarata El Encanto. Caída de agua al pie de la Meseta Caparú, con una altura de más de 90 metros.

Laguna Chaplin. Ingresando por la Comunidad Florida, con dirección a Los Fierros se encuentra la laguna Chaplin. En este atractivo es  posible recorrer el sitio por senderos y navegar en bote.

*Información proveída por el PN Noel Kempff Mercado y la Gobernación de Santa Cruz


Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de este portal  sin autorización de La Región. Solicite información para redifusión a prensa@laregion.bo o al 70079347