Una nueva especie de mariposa diurna registrada para Bolivia ha sorprendido a científicos por su belleza. Se trata de Microceris variicolor, un lepidóptero diurno cuyo nombre común es: Punta de Fuego en zigzag.

Este maravilloso insecto tiene un cuerpo robusto, un vuelo rápido y cuando se alimenta, permite apreciar con detalles el diseño de sus alas. Se nutre de soluciones salinas y néctar, por eso se lo puede encontrar en los bosques de galería, bordes de ríos o libando flores de la vegetación ribereña. En este caso, se colectó en los bosques ribereños del lago Guachuna, Beni, durante la Expedición Científica a los Grandes Lagos Tectónicos de Exaltación, que se realizó el año pasado.

El entomólogo Martín Apaza Ticona fue quien realizó el registro mediante la investigación de la especie. En entrevista con La Región, explicó que el rol ecológico de la mayoría de las especies de lepidópteros se da en su vida inmadura, cuando son alimento para aves u otros depredadores. Ya en la etapa adulta, ayudan a la polinización de plantas que ofrecen néctar. “Además, este grupo de mariposas son bioindicadores de la calidad de los hábitat por su estrecha relación con su planta hospedera”.  

La mariposa Punta de Fuego en zigzag fue descrita por primera vez en Brasil. De hecho se decía que era endémica de este país, pero hay registros en México y Ecuador. Para Bolivia, es la primera vez que se registra oficialmente. Debido a su belleza de colores, “sorprendió a los investigadores de la expedición Grupo para los Llanos de Moxos”, cuenta el experto.

Lee también: Tres aspectos clave sobre tráfico de fauna silvestre

Bolivia, país rico en registro de mariposas diurnas

Apaza recuerda que la primera lista de mariposas de Bolivia fue publicada en 1948 por Rodolfo Zischka (1934-1981). Le siguieron ediciones en 1948, 1950 y 1951. El siguiente hito fue la publicación de un catálogo de mariposas de Bolivia, en 2006, con 1834 entre especies y subespecies. A partir de 2008, con el proyecto “Diversidad de Mariposas Andinas Tropicales”, se desarrolló una base de datos que incluía una buena parte de especímenes del país.

Apaza asegura que con el proyecto “Identidad Madidi, liderado por Wildlife Conservation Society, el número de especies y subespecies se ha incrementado hasta más de cuatro mil, por lo que se presume que existirían unas 4.500  diurnas en Bolivia. Con ello, el país ocupa el cuarto lugar en el mundo con mayor diversidad en este grupo.

“Actualmente el avance (de la investigación) hasta la fecha es de 4179 taxas (especies y subespecies). La expedición del Grupo de los Llanos de Moxos aportó con 13 nuevos registros para Bolivia. Aunque no se tiene un análisis completo actualizado de especies endémicas para Bolivia, se mencionan algunas en el Libro Rojo de Invertebrados de Bolivia”, afirma el entomólogo.

Precisamente en Los Llanos de Moxos, Amazonia de Bolivia, se encontró a Morpho telemachus, una especie que está en dicho libro.

Todo este trabajo tiene un gran valor científico para el país, porque permite identificar y valorar ecosistemas frágiles y amenazados. “Localmente tiene un potencial para la ciencia ciudadana; desde un punto de vista ecoturístico, es potencial para el turismo científico, y ayuda a respaldar la creación de áreas protegidas nacionales, departamentales e incluso municipales para su protección”, dice Martín Apaza.

Te puede interesar: ¿Qué hacer si me topo con una serpiente en casa?

Si te interesa republicar esta nota, dale click

APÓYANOS


a

postamos por un periodismo independiente y eso solo es posible con tu aporte : haz una donación para sostener este proyecto.
En este link tienes todas las opciones para convertirte en un “Amigo/a de La Región”.
Click aquí para saber más o llámanos al (591) 70079347