Rostros del reciclaje

Detrás de aquellas personas que recorren silenciosamente las calles de ciudades como Santa Cruz de la Sierra hay historias de lucha, superación o frustraciones. Ya sea recogiendo materiales reciclables directamente de supermercados, mercados o lugares donde se acumulan, o buscando en bolsas que otros desechan, estos hombres y mujeres, no solo ven en este trabajo su sustento, sino que le dan un respiro al planeta.

Damián Zegarra se dedica al reciclaje hace 20 años. Un accidente laboral lo alejó de la carpintería, un oficio inicial, por lo que actualmente recupera las calles de la avenida Mutualista en su motocarga para recolectar cartones, plásticos y otros materiales reciclables. Dos de sus tres hijos estudian en la universidad, pero también lo ayudan en la selección de residuos. Foto: Navel Arroyo

Adán Justiniano (67 años) se dedica al reciclaje de residuos desde que la pandemia por Covid-19 lo dejó sin empleo. Hasta hace un par de años, era fotógrafo de acontecimientos sociales, y ahora recorre las calles aledañas al Parque Industrial con su moto adaptada. De esa manera y el apoyo de su esposa, paga los estudios de su hija Mariana (18 años), quien quiere ser diseñadora gráfica. En su tiempo libre, ella también apoya a sus padres en la selección de los materiales.

Un pequeño relax antes de empezar las clases. Andrés Zegarra (25 años) está por concluir la carrera de Ciencias de la Educación en la Universidad Gabriel René Moreno. Con lo que sabe, ahora apoya a niños de entre 4 y 13 años en las labores escolares. Tanto él como los pequeños son hijos de personas que se dedican al reciclaje. Una de las razones que lo llevó a brindar esta ayuda es la falencia que detectó en la enseñanza y la ausencia de los padres, ya que deben trabajar, y muchas veces no tienen el tiempo necesario para estudiar con sus hijos.

María José Osinaga (19 años) y Palmira Calima (37 años) tienen el mismo sueño: que la joven se convierta en la jefa de su propia empresa. Para ello, sus padres trabajan en el reciclaje y pagan sus estudios en una universidad privada. En esta foto se tomaron un tiempo para abrazarse. «Yo voy a lograrlo», dice María José a Palmira, a manera de promesa.

Nohemí Hurtado (19 años) creció en medio de materiales reciclables. Su madre, Mary Franco, se dedica a este oficio hace más de una década. La joven quiere estudiar enfermería, aunque este año -dice- no será posible. Mientras, se dedica a ayudar en la selección de residuos.

Paola (izq.); su suegra, Mary (centro), y la hija de ella, Nohemí (Der.) son parte de una familia que se dedica al reciclaje. La señora empezó hace más de 20 años y junto a su esposo, pudo hacer estudiar a sus hijos. Ahora tiene la esperanza puesta en que Nohemí retome sus clases. «Yo no pude estudiar», cuenta, porque sus padres murieron cuando ella era una niña y se vio obligada a trabajar desde los 13 años.

Lee también: “Silvestre”, una colección exclusiva para financiar el periodismo ambiental de La Región

Lectores de La Región y gente interesada en la temática medioambiental, de turismo y pueblos indígenas de Bolivia recibirán poleras con diseños de la fauna nacional, elaborados por el artista cruceño Sixto Angulo. Las reservas se realizan hasta el 17 de junio, con un aporte único de Bs 150 o su equivalente en dólares. Haz clic en la imagen para enviar un mensaje de Whatsapp o aquí para conocer más detalles de la campaña

Lee también:

La generación del reciclaje: los hijos de recolectores apuestan por la universidad y la microempresa

Lee aquí