En Santa Rosa del Apere, a 30 kilómetros de San Ignacio de Moxos, Beni, parece que el tiempo se detuvo. Las calles de tierra están flanqueadas de casas rústicas, con techos de palma, donde las mujeres producen hamacas, carteras y artesanías en telares, con técnicas ancestrales.  Casas donde la chicha tradicional y los alimentos extraídos de la selva y de los chacos, aún se cocinan en fogones a leña.

Santa Rosa es parte del proyecto de turismo comunitario “Destino Turístico Río Apere”, lanzado en 2017, que comprende ocho comunidades ubicadas a la ribera del río en Moxos. Junto a San Miguel del Apere, San Antonio del Pallar, Puerto San Borja, Mercedes del Apere, San Pedro, Perú Río Apere y Desengaño, esta comunidad fue parte de la iniciativa impulsada por el gobierno de Evo Morales; pero que no prosperó por falta de apoyo en la comercialización y promoción.

Hilario Noza Javivi, cacique del pueblo, contó a La Región que hace cuatro años, esta comunidad y otras vecinas están motivadas en activar el turismo como alternativa para reactivar su economía. Actualmente, viven de la agricultura a pequeña escala, pesca y caza de subsistencia.

Lee también: Beni: recorrer la Amazonia boliviana para reconectar con la naturaleza y escapar de la rutina

Las comunidades ribereñas ven en su forma de vida tradicional un potencial aprovechable para el turismo. En la foto, el cacique de Santa Rosa frente a la iglesia del pueblo.

Por eso, cuando les solicitaron plantear necesidades o proyectos como parte del Plan de Mitigación del Impacto Medioambiental de la construcción de la carretera San Ignacio-San Borja, no dudaron en retomar la actividad turística y pozas piscícolas. “Tenemos las bases, se capacitó a guías, a cocineras, se armó una ruta. Tenemos un destino con muchos atractivos de naturaleza y cultura por aprovechar. Ahora la empresa nos apoyará con más capacitación y equipamiento, porque el que entregaron hace años se deterioró”, dice.

Durante el recorrido por las cabañas turísticas en Santa Rosa, Sheila Billar, técnica de la dirección de Turismo de San Ignacio de Moxos, afirma que el municipio apoyará la iniciativa.  Para garantizar el flujo de visitas, se ofertará el servicio a través de operadoras interesadas. En 2017, la estatal Boltur debía hacerse cargo de la comercialización de paquetes a este destino, pero no concretó ninguna visita.

“Hasta diciembre, la empresa se ha comprometido a brindar capacitaciones y asistencia técnica. Además de equipamiento para las cabañas, van a dotar camas, colchones, ropa de cama, una heladera, una computadora, cocina; todo el servicio para la alimentación”, asegura Billar.

La funcionaria anticipó que se prevé consolidar un Comité Impulsor de Turismo Comunitario, donde se involucre también la alcaldía, subgobernación y corregimiento. “Incluso se ha pensado invitar a la dirección departamental”.

Lee también: San Ignacio de Moxos, una parada obligatoria en Beni

Turismo vivencial, el fuerte del destino

La costumbre de compartir en comunidad aún pervive en este destino amazónico. Para las festividades se preparan grandes ollas de chicha de maiz.

La Ruta del Río Apere tiene como atractivo principal la forma de vida tradicional de estas comunidades conectadas por el río que atraviesa la selva amazónica. Río navegable de donde los originarios aprovechan su principal alimento: el pescado.

La observación de flora y fauna, además de la convivencia con las familias, son actividades previstas para compartir con los visitantes. Para su fiesta, en agosto, la música tradicional y bailes como “los macheteros”, son el plato fuerte.

El río Apere pertenece a la cuenca amazónica de Bolivia, que recorre en dirección noreste, hasta alcanzar al río Mamoré. Su extensión es de unos 500 kilómetros. Parte de la experiencia es navegar los meandros de la Amazonia, rodeados de la imponente naturaleza, observando durante el recorrido diversas especies de aves, caimanes, capibaras, tortugas, entre otros animales silvestres.

Recorrer el río Apere es parte de la experiencia en Moxos. Foto de archivo: Doly Leytón Arnez.

“Esperamos que la gente venga a conocer nuestras costumbres, venga a compartir con nosotros, venga a disfrutar de la selva y de nuestro hermoso río Apere”, concluyó emocionado el cacique de Santa Rosa.

Lee también: Moxos: cultura, música y encanto


¿CÓMO FINANCIAMOS NUESTRO TRABAJO?

La Región depende de lectores como vos, que apoyan la existencia y sostenibilidad de un periodismo útil, de calidad y más humano. En tus manos está que se conozca la situación medioambiental y de ecoturismo de Bolivia, con noticias, historias e investigaciones que se hacen posibles gracias a tu aporte. Dale