Texto y Fotos: Verónica Avendaño

La naturaleza deja disfrutar sus sonidos al caer la noche. Un concierto de grillos, al que sin saberlo fuimos invitados; silbidos de monos que se comunican entre si en lo alto de los árboles y la lluvia copiosa adormecen el cuerpo.

VER_4509

Ubicada a 80 kilómetros desde la ciudad de La Paz, La Senda Verde es un sitio de escape donde quien visita debe cumplir un requisito importante: respetar la naturaleza. Atravesando un pequeño puente colgante, el sendero verde te guía a una experiencia única, los sonidos que te dan la bienvenida provienen de monos, loros, parabas, boas, osos, tejones, gatos de monte y hasta dos caimanes de nombre Coco y Felipe. Parece un zoológico pero no, La Senda Verde es un Centro de Custodia para animales silvestres rescatados del tráfico ilegal en Bolivia, establecido en la región de Coroico La Paz.

Pparaba con prótesis en el pico, víctima de maltrato animal.
Paraba con prótesis en el pico, víctima de maltrato animal.

Hace 14 años, La Senda Verde nació bajo la dirección de Victoria Ossio y su esposo Marcelo Levi como un centro de hospedaje con el objetivo de trabajar el turismo educativo para que los huéspedes no solo disfrutaran la tranquilidad del lugar sino además conozcan el ecosistema. “No puedes cuidar algo que no conoces”, fue la premisa que Victoria y Marcelo se plantearon para fomentar el valor y cuidado de la fauna y flora.

Un día, tras enterarse que en un camión traficaban un monito bebé, ambos sintieron la necesidad de intervenir y guiados por su instinto protector lograron rescatar al monito cuyo destino pudo haber sido trágico y terminar en alguna feria ilegal de venta de animales.
Así se corrió la voz y poco a poco, la gente acudía a La Senda Verde para dejar en su custodia animales silvestres que habían sido maltratados o vendidos. Pero una llamada telefónica determinó el camino que Victoria y Marcelo decidieron tomar. Susana Carpio, fundadora de Animales SOS, les dio a conocer el caso de un oso que había sido decomisado en la provincia de Inquisivi La Paz, la situación era difícil al no encontrar un albergue que lo acepte; Senda Verde era la mejor opción.

Victoria cuidando un mono bebé recién llegado.
Victoria cuidando un mono bebé recién llegado.

“Fue un cambio de proyecto de vida, Aruma (el oso rescatado) marca un antes y después en La Senda Verde”, menciona Victoria, admitiendo que al tomar la decisión de recibir al oso y de acoger otros animales para evitar su comercialización, ha transformado su curso de vida. Tanto Victoria como Marcelo se han dedicado a aprender acerca del cuidado de los animales. Par ello han solicitado ayuda profesional de veterinarios, biólogos y nutricionistas de todas partes del mundo, el fin es ofrecer un ambiente lo mas normal posible a los animales.

Actualmente, hay alrededor de 650 animales de diferentes especies, 170 mamíferos, 220 aves y 260 reptiles. Tuvieron que comprar más terreno del que poseían llegando a 12 hectáreas que por la cantidad de animales que tienen, ya no les da abasto; el poco espacio los ha obligado a encerrar al “animal mas peligroso del mundo” que es el ser humano, creando galerías que reducirían el espacio de las personas que visitan y trabajan en el refugio, en beneficio de los animales.

“Cuidamos a los animales y les damos una segunda oportunidad de vida pero tenemos la responsabilidad de educar y concientizar a la gente” argumenta Victoria. Su premisa principal no ha cambiado, ahora que conocen a detalle la realidad del tráfico de animales, tienen la necesidad de proyectar esa información a la población.

Es así que ofrecen paseos guiados por sus alrededores visitando las especies rescatadas, dando a conocer la historia de cada animalito, “lo tenían amarrado y la cuerda cerceno su cuerpo”, “le fracturaron las extremidades al separarlo violentamente de su madre”, “le cortaron las alas para que no escapara”, “lo lanzaron de un segundo piso jugando”, son algunos testimonios que menciona Edgar el guía y cuidador del refugio, “Olvidamos lo que tenemos y lo que somos al ejercer crueldad en los animales” , menciona Edgar.

Voluntariado

La Senda Verde ha ganado fama internacional al recibir voluntarios de todas partes del mundo, ellos trabajan en el refugio limpiando las jaulas de cada especie, distribuyendo los alimentos según la dieta que cada animal tiene. Ese trabajo se realiza en coordinación con los veterinarios y guarda faunas.

Voluntarios extranjeros.
Voluntarios extranjeros.

Muchos de los voluntarios sienten el impulso de volver al albergue y servir a los animales. “Es un excelente trabajo de caridad”, expresa Jill, una voluntaria inglesa que por segunda vez presta servicios en el lugar.

“Cada voluntario paga por su alimentación, nosotros le damos alojamiento gratis, pero dan un aporte extra para la alimentación de los animales”, explica Victoria enfatizando que el voluntariado en todas partes del mundo es pagado. Es de esta forma que La Senda Verde trata de sostenerse al ser una institución sin fines de lucro.

Los centros de Custodia

“En todas partes del mundo los animales pertenecen al Estado, por lo tanto el Estado asume responsabilidad, pero en Bolivia la responsabilidad cae sobre los centros de custodia privados, la situación obliga a cada centro a recaudar fondos como fuera posible para salir adelante”, comenta Victoria.

VER_4421

Existen alrededor de 10 centros de custodia en el país, incluidos los zoológicos. Cada año, estos centros se reúnen con las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente y Agua para dar a conocer las necesidades que deben encarar todos los días; la falta de conexión es una de ellas, el no tener acceso al internet paraliza actividades vitales como recibir donaciones para el centro, coordinación de llegada de nuevos voluntarios, o reuniones importantes con autoridades.

También se ha discutido la reducción de impuestos en aduanas por la importación de insumos que no existen en Bolivia, y el facilitar transporte aéreo y terrestre cuando se trata de trasladar a un animal a otra ciudad. “Considero que seguimos siendo castigados, cuando estamos haciendo un trabajo silencioso para el Estado”, acota Victoria.

Victoria limpiando las dependencias de los osos.
Victoria limpiando las dependencias de los osos.

Cuando cada visita culmina, las palabras de Victoria son claras: “No se olviden de nosotros al irse, no se olviden de los animales, ellos tienen sentimientos al igual que nosotros, y nosotros tenemos que acordarnos que también pertenecemos al reino animal”.

PARA SABER
– La visita a La Senda Verde se realiza con previa reservación de cabaña, los precios de cada cabaña oscilan entre 190 bs a 480 bs, dependiendo la cantidad de personas.
– Las visitas guiadas tienen un costo de 60 bs. para personas nacionales y 100bs para extranjeros.
– Las personas que desean hacer voluntariado o mandar donaciones pueden visitar la pagina http://sendaverde.com/, mayor información al correo vossiop@gmail.com y en Facebook La Senda Verde Wildlife Sanctuary – English


Lee nuestra revista en línea

Suscríbete a nuestra revista impresa