Ilustración: Herbalife Nutrition

Una encuesta realizada por OnePoll, empresa de investigación de mercado, desveló que cinco de cada diez personas, en Centro y Sudamérica, enfrentaron falta de recursos financieros para comprar alimentos, por primera vez desde el inicio de la pandemia por Covid-19.

El estudio, encargado por Herbalife Nutrition y Feed the Children, fue aplicado a 1.700 personas con un ingreso inferior a mil dólares en la región citada. Así se supo que 45 por ciento de los consultados saltó comidas durante el día por no poder acceder a alimentos.

El 31 por ciento dijo que no tenía dinero suficiente para comprarlos, mientras que el 11 por ciento, no sabía de dónde vendría su próxima comida.

«Acceder a alimentos saludables debería ser posible para todas las personas pero, trágicamente, nos encontramos en una crisis mundial que necesita de nuestra atención, dado que más de 820 millones de personas del mundo entero viven con hambre. Se trata de una crisis que se complicó por la pandemia«, dijo el Dr. Kent Bradley, Director de Salud y Nutrición en Herbalife Nutrition.

Lee también: El pueblo que refaccionó su propio hospital, ahora apuesta por huertos familiares para enfrentar la crisis

Pero los encuestados no solo están preocupados por ellos. El 48 por ciento son padres y el 70 por ciento de los que experimentaron inseguridad alimentaria o falta de dinero para comprar comida se lamentaron por los efectos duraderos que esto tendrá sobre la salud de sus hijos.

El 80 por ciento de estos papás y mamás manifestó que actualmente sus hijos estudian a distancia, y casi cinco de cada diez explicaron que generalmente contaban con la comida en la escuela para garantizar comidas saludables para los suyos.

Por ello, el 64 por ciento siente preocupación de que los chicos no obtengan los nutrientes necesarios para su desarrollo, al no poder acceder a las comidas que tenían en sus escuelas.

«Muchos niños que ya no concurren a los centros de atención o a las escuelas en forma presencial tienen acceso limitado a las comidas de la escuela, que constituye una fuente de alimentos nutritivos para millones de estudiantes de todo el país”, comentó Travis Arnold, Presidente y CEO de Feed the Children, una organización sin fines de lucro con foco en aliviar el hambre en la niñez.

Dado que la inseguridad alimentaria y la mala nutrición están asociadas a diversas enfermedades crónicas, la crisis de acceso a los alimentos amenaza con intensificar las disparidades en la salud de los niños y familias en riesgo.

Otro dato relevante que arrojó la encuesta es que a muchos de los consultados, los alimentos saludables les resultaban muy costosos para poder acceder a ellos (71 %); además de que los alimentos saludables no estaban disponibles en su zona (15 %).

Eso, sumado a que les resultó difícil conservar alimentos frescos durante la pandemia porque hacían menos viajes a la verdulería o supermercado (44%).

Te puede interesar: Vecinos muestran que es posible tener huertos urbanos incluso a 3.600 metros de altura