Fuente: WWF

La Londra, también llamada “lobo de río” o “nutria gigante”, es un animal semi acuático, diurno, sociable y muy curioso.
La londra es la nutria más grande del mundo y es inconfundible por su gran tamaño. Es un animal ruidoso y puede emitir una gran variedad de sonidos o vocalizaciones.
Tiene muy buena vista, lo que le ayuda a localizar a sus presas.
Este simpático mamífero se encuentra en Peligro de Extinción. Aquí te contamos sus características y por qué es importante cuidarla.

Descripción de la londra

Su cabeza

Su cabeza es pequeña y redonda, en relación con el resto de su cuerpo, tiene un hocico corto que acaba enpunta roma (redondeado). Sus orejas son pequeñas y estan ubicadas hacia atrás de la cabeza. Su nariz está completamente cubierta de finos pelos.
Sus ojos se movilizan fuera de las órbitas, dándole un aspecto muy original y gracioso.
El labio superior de la boca y la garganta tienen manchas blancas y cremas de diferentes formas y tamaños. Sus caninos están bien desarrollados y sus molares algo reducidos.

Patas, cola y cuerpo

Sus patas son cortas y gruesas,con dedos largos y carnosos que poseen amplias membranas y fuertes garras. La membrana interdigital es una delgada piel que une los dedos (parecida a la de los patos) y le facilita el nado.
Su cola es larga, ancha y notablemente aplanada, mide entre 50 y 70 cm, y le sirve como timón e impulsor al nadar.

El cuerpo. Su pecho, abdomen y espalda son casi de
un mismo color marrón intenso hasta café muy oscuro. Desde el cuello presenta manchas irregulares que pueden prolongarse hacia el pecho, vientre, ingle y aún en la zona ventral de su cola.
Su pelo es corto, suave y puede medir hasta 8 mm. Éste evita que la piel entre en contacto con el agua.
La londra adulta mide entre 1,80 y 2 m de largo y pesa entre 24 y 34 kg.


Su comportamiento

La londra es un animal diurno y semi acuático que vive alternadamente entre el agua y las orillas de los ríos. Social, curiosa y muy inteligente, vive en grupos familiares de entre 5 a 10 miembros de hasta 3 generaciones: padres, hijos semi adultos y crías.
Es una especie territorial, mantiene territorios ribereños separados por grupos. Vive en la misma zona o territorio por muchos años.
Como vivienda busca sitios altos, con sombra y secos, que le permitan desarrollar sus actividades sociales y familiares, pero siempre a orillas de los ríos o lagunas; cuando el agua de los ríos sube de nivel, la familia se muda a otro campamento (madriguera) más arriba. Los campamentos son un conjunto de cuevas que se unen unas a otras, como si se tratara de un “condominio” de londras. Sus actividades sociales incluyen: la caza, el descanso, el acicalamiento y la comunicación. La londra es un animal muy limpio, construye su “letrina” donde orina y defeca.

A la hora de nadar, los adultos se adelantan para advertir que todo este tranquilo y sin peligro, por detrás nadan los más jóvenes que siguen atentos a sus padres. Otras veces, cuando las londras son pequeñas aún, se quedan en el campamento al cuidado de una mayor, esperando que las otras traigan alimentos.
Una Londra siempre está vigilante y lista para advertir al grupo de cualquier peligro; es frecuente observar a uno de los miembros del grupo entrando y saliendo del agua, estirando su cuello y mirando de un lado a otro, cuando hacen esto, se dice que la londra está “periscopeando”; en el momento en que detectan una amenaza, se comunican entre sí con sonidos agudos y protegen con fiereza a sus crías y madrigueras; atacan en grupo para poder contrarrestar a los depredadores, y por lo general salen victoriosas. Sin embargo son muy vulnerables cuando se encuentran solas o cuando descuidan a una de las crías.
En los ríos amazónicos, se desplaza en grupo por la selva inundada siguiendo a los peces; las variaciones en el nivel de agua condicionan su desplazamiento o migración local.

La alimentación de la Londra

Se alimenta casi completamente de grandes peces, pueden consumir hasta 21 especies de peces, en algunas ocasiones se alimentan de crustáceos pequeños (cangrejos de río).
Realizan sus actividades de pesca en grupo, de manera coordinada. Acorralan a los bancos o grupos de peces y los llevan hacia las orillas de los

ríos para que no escapen, cuando han sido atrapados, cada cuando han sido atrapados, cada londra toma un pescado y se
lo come echada de espaldas sobre el agua.
Sus cuerpos (cabeza, patas, cola) están diseñados para tener un óptimo rendimiento en el agua, sus movimientos son ágiles y dinámicos lo cual convierte a la londra en un excelente pescador.
Una londra adulta consume casi 3 kg de pescado al día, aproximadamente el diez por ciento de su peso corporal. Es por esta razón, que los pescadores de la zona, la consideran su competidora.

Lee también: Tapir, el arquitecto de los bosques


Su reproducción y ciclo vital


Cuando una londra se encuentra sola, es porque está en búsqueda de un compañero o compañera para formar familia. Cuando encuentra su pareja, construye su campamento, donde descansarán y cuidarán de sus crías.
El tiempo de gestación (embarazo) es de 64 a 72 días. Durante la temporada de aguas bajas nacen de 2 a 5 crías.
Todos los miembros del grupo familiar: padres, hermanos mayores y parientes cercanos, cuidan y alimentan a las crías.


Lugares donde habita

La londra habita en diferentes tipos de sistemas acuáticos: ríos, arroyos, bahías, pantanos, lagunas meándricas y lagunas tectónicas. En Bolivia, se identificaron tres áreas consideradas como “bastiones” o áreas de mucha importancia para la conservación de esta especie, estas áreas son: La cuenca del río Iténez, que se cree alberga una de las poblaciones más grandes de londras en América del Sur; en esta cuenca las londras habitan principalmente los ríos: Iténez, Paraguá, Verde, San Martín, Negro y San Simón entre los más importantes.
El pantanal boliviano, sobre los ríos Curiche grande, El Encanto, Paraguay, Negro y laguna La Gaiba y Cáceres, donde se pueden observar grupos de londras.

En las cuencas de los ríos Madre de Dios y Beni, sobre los ríos Heath, Etanahua, Quiquibey y Madidi.

Estado poblacional


Hace muchos años, entre 1940 y 1980, las londras fueron perseguidas (casi hasta su extinción) por los cazadores que vendían su piel para la fabricación de abrigos. Lastimosamente, esta práctica aún continúa en algunas regiones del país, donde todavía son cazadas por su piel y su carne.
La londra es una especie en Peligro de extinción, su población se ve amenazada por la pérdida de su hábitat y por la contaminación de los ríos.


Su rol ecológico

La londra se alimenta de peces carnívoros, equilibrando y regulando de esta manera la población de depredadores rivereños como las pirañas o bentones. Descarga aquí la cartilla en pdf.

Apoya nuestro trabajo periodístico. Haz clic para saber cómo.