Alrededor de 60 animales -19 tortugas de río (Podocnemis unifilis), 38 cotorras (Forpus xanthopterygius), un polluelo de parabachi (Ara severa) y dos de loros habladores (Amazona aestiva)– fueron rescatados este jueves, durante cuatro operativos realizados en el mercado Abasto, la avenida Tres Pasos Al Frente y la feria de los jueves, que se instala en la avenida Cumavi de Santa Cruz. En esta última, se comprobó que los comerciantes eran reincidentes, por lo que desde la Secretaría departamental de Medio Ambiente se anunció un proceso penal para que estas personas sean cauteladas.

Alessandra Lobo, gerente del Programa de Conservación de Biología de la Gobernación cruceña, informó de que en el caso de la feria Cumavi, los mismos vendedores que estaban en la mañana fueron sorprendidos en la tarde.

El artículo 111 de la Ley 1333 de Medio Ambiente establece que: “El que incite, promueva, capture y/o comercialice el producto de la cacería, tenencia, acopio, transporte de especies animales y vegetales, o de sus derivados, sin autorización, o que estén declaradas en veda o reserva, poniendo en riesgo de extinción a las mismas; sufrirá la pena de privación de libertad de hasta dos años, perdiendo las especies, las que serán devueltas a su hábitat natural, si fuere aconsejable, más la multa equivalente al cien por ciento del valor de estas”.

Lee también: El comercio nacional de loros de Bolivia abastecido por aves consideradas «plagas agrícolas»

Amparado en esta norma, el equipo de Biodiversidad, anunció que tomará acciones legales contra las personas reincidentes. “Insistimos a la población que está prohibido comercializar, comprar y trasladar animales silvestres”, recalcó Lobo en conferencia de prensa.

Asimismo, anunció que los operativos continuarán y que cualquier ciudadano puede denunciar este delito a la línea: 8001142052 Fauna Viva.

Entre los animales víctimas del comercio ilegal se encontraron tortugas bebés.

Respecto al estado de salud de los animales rescatados, Cecilia Dorado, responsable del Centro de Atención y Derivación de Fauna Silvestre (CAD), lamentó el mal estado en el que se encontraban. Además, denunció que los comerciantes sacrificaron animalitos para no entregarlos a los técnicos de la Gobernación. “Tuvimos algunas complicaciones (en la avenida Cumavi), porque había personas reincidentes. Bastante triste que estas personas, en vez de entregar a los animales, les quiten la vida. Fue dramático ver cómo lo hicieron con mano propia o lanzándolos al piso”, dijo. 

Una vez más, pidió a la población que no compre estos seres. “Los animales silvestres no son mascotas”, exhortó.

Respecto a las atenciones recibidas, había individuos con deshidratación y estrés, por lo que tres perdieron la vida. El resto está en evaluación, para determinar si pueden ser liberados en su hábitat o deberán ser trasladados a algún centro de custodia.

Lee también| Tres aspectos clave sobre tráfico de fauna silvestre para entender el caso Antonio

William Ferrufino, del pueblo indígena leco, gana el premio Disney de la conservación
Lucachi rojizo, nuevo estudio contribuirá a salvar a uno de los primates bolivianos más amenazados del mundo

APÓYANOS


a

postamos por un periodismo independiente y eso solo es posible con tu aporte : haz una donación para sostener este proyecto.
En este link tienes todas las opciones para convertirte en un “Amigo/a de La Región”.
Click aquí para saber más o llámanos al (591) 70079347

Si te interesa republicar esta nota, dale click