A Topacio, una osa bandera (Myrmecophaga tridactyla) adulta, la encontraron en un estanque de agua, cuando disputaba una pelea feroz con otra hembra de su especie. Hasta ahora, quienes la rescataron se preguntan cómo llegó a ese lugar, dentro de una casa situada en las afueras de Trinidad, la capital beniana. Una de las hipótesis es que disputaba territorio con su oponente y ambas cayeron por accidente.

La presencia de este y otros animales silvestres en esta ciudad amazónica de Bolivia es frecuente y se ha profundizado en las últimas semanas, presumiblemente debido a la sequía. Carola Vaca, secretaria departamental de Medio Ambiente, explica que esta urbe tiene muchas islas de monte, por lo que basta salir cinco o diez kilómetros para encontrarse con ecosistemas de sabana, donde abunda la fauna.


El momento de la captura de la osa. Video: Marcos Greminger, rescatista voluntario de la Universidad Autónoma del Beni José Ballivian.


Lee también: Un innovador proyecto de conservación de dos especies de tortugas involucra a una comunidad campesina en Beni

Por ello no es raro encontrar monos o perezosos en la plaza principal José Ballivián. “Como ahora está seco, (los animales) vienen buscando agua y comida hacia la ciudad. Lo de los osos bandera se ha hecho recurrentes. En menos de un mes recuperamos tres y uno se nos escapó”, explica Carola Vaca por vía telefónica.

Hace un par de semanas, a finales de junio, un equipo de bomberos y voluntarios de rescate de la Universidad Autónoma del Beni José Ballivián (UABJB), acudió a ver el caso de las osas hormigueras que quedaron malheridas tras enfrentarse y caer en el estanque. Las entregaron a la Secretaría de Medio Ambiente y una fue liberada esa misma noche, porque sus heridas no eran profundas. La otra -Topacio- tenía las patas con lesiones serias, así que la pusieron en un recinto de dicha Secretaría.

Un equipo de veterinarios y biólogos, liderado por una experta mexicana, se encargó de las curaciones.

Con el pasar de los días, las heridas comenzaron a infectarse, por lo que gracias al apoyo de la Fundación CLB se contactó a Vania González, veterinaria mexicana del Centro de Investigación de Especies Silvestres Amenazadas (Ciesa). Con la experiencia de haber trabajado con animales de zoológicos de su país, ella dio las pautas para tratar al animal. En el proceso también colaboraron veterinarios de la Gobernación y el investigador del Centro de Investigación de Recursos Acuáticos (CIRA) de la UAB, Dennis Lizarro.

Una vez que se vio que ya estaba totalmente recuperada, la tarde de este lunes 5 se decidió liberar a Topacio. “Se le hizo las curaciones y se la alimentó todo este tiempo. Tuvimos que traer hormigueros de las pampas, porque ella comía un montón”, cuenta Carola Vaca.

El lugar elegido para que la osa vuelva a su hábitat fue una estancia, situada a 20 kilómetros de Trinidad, cuyo propietario no permite cacería en su predio. Quienes estuvieron en el momento de la salida del animal lo describen como “emocionante”, porque corrió a bañarse y luego se perdió en la sabana.

Lee también: Charo y Valentina, más de 4.500 dólares para salvar a dos animales víctimas de incendios forestales


Parte del equipo que estuvo pendiente de Topacio durante el tiempo de su rehabilitación, en el momento de la liberar al animal.

Una necesidad latente

Para la Secretaria Departamental de Medio Ambiente, urge tener un centro de rehabilitación y custodia para el departamento. En general en todo Beni se dan casos de presencia de fauna en áreas urbanas, porque se trata de una región que está rodeada de bosque.

 “Nos llaman y dicen: ‘hay un caimán en la calle’, pero necesitamos insumos y equipos. En la Secretaría tenemos un ambiente grande, que vamos a tratar de enmallar para habilitarlo, pero sí hace falta un centro de rehabilitación”, asegura.

En muchos casos, se trata que la liberación de la fauna rescatada sea inmediata, como sucedió con Topacio y la otra osa que estaba junto a ella. Sin embargo, otros individuos tienen un ojo dañado, o fueron atacados por perros porque los tenían como mascotas.

Ante la ausencia de un refugio, estos últimos son enviados a La Senda Verde, en Coroico, La Paz; algo que ha generado críticas de parte de ambientalistas.

“El otro día nos cuestionaron por llevar un mono a La Senda Verde, pero el mono había sido citado como mascota, tenía daños en el ojo. Liberarlo aquí era un error, porque no iba a sobrevivir. En esa circunstancia, el mal menor fue llevarlo a La Paz, en Coroico hay un lugar muy adecuado para ellos, nosotros no tenemos presupuesto”.

Sobre el oso bandera (Myrmecophaga tridactyla)

  • El oso bandera es una especie catalogada como «Casi amenazada» (NT) por la pérdida de su hábitat y la caza.
  • En Bolivia se encuentra en los departamentos de Cochabamba, Beni, La Paz, Pando, Santa Cruz y Tarija, y abarca un amplio número de ecoregiones: Sudoeste de la Amazonía, Cerrado, Sabanas Inundadas, Yungas, Bosque Tucumano Boliviano, Chaco Serrano, Bosques Secos Interandinos, Bosque Seco Chiquitano y Gran Chaco.
  • Es un insectívoro especialista, que se alimenta principalmente de hormigas y termitas, aunque puede comer otros insectos y larvas. Gracias a ello, puede controlar plagas de estos insectos.

Fuente: Libro Rojo de la fauna silvestre de Vertebrados de Bolivia.

La Región depende de lectores como vos, que apoyan la existencia y sostenibilidad de un periodismo útil, de calidad y más humano. En tus manos está que se conozca la situación medioambiental y de ecoturismo de Bolivia, con noticias, historias e investigaciones que se hacen posibles gracias a tu aporte. Dale click aquí para saber más o llámanos al (591) 70079347