¿Qué dicen los expertos sobre la aparición de “monolitos inexplicables”?

La Región

En noviembre pasado, medios de comunicación del mundo informaron sobre la desconcertante aparición de monolitos metálicos en paisajes remotos del mundo. Hubo quienes atribuyeron tales visiones a los extraterrestres y otros vieron similitudes con el monolito de metal del cineasta estadounidense Stanley Kubrick, reflejado en su película “2001: A Space Odyssey”.

En respuesta, los arqueólogos Andrew Roddick, profesor de la Universidad McMaster de Canadá, y Anna Guengerich, de Eckerd College de Florida, Estados Unidos, observan los eventos “con cierta diversión”, porque las piedras erguidas “imponentes y aisladas” han sido importantes en muchas culturas históricas del mundo, desde Mongolia hasta las Islas Británicas.   

La experiencia de estos expertos -dice el artículo- radica en monolitos de los Andes sudamericanos: figuras monumentales de apariencia humana talladas en bloques de piedra que son notables no solo por su forma y estilo, sino también por las historias que cuentan.

A continuación, reproducimos el texto elaborado por los autores citados sobre estas piezas ubicadas en Bolivia. El escrito fue verificado por el arqueólogo Luis Miguel Callisaya para La Región.

La arqueología de los monolitos de Bolivia

Fechas de este monolito de arenisca roja en el séptimo siglo BCE, pero fue asomando la cabeza fuera del suelo antes de ser excavado de una colina, en 2003. (Proyecto Arqueológico Taraco) 

Los monolitos de tierras altas de Bolivia sirvieron como punto focal de los rituales religiosos públicos desde el año 800 a. C. y han sido una fuente de fascinación desde entonces. Cuando los ejércitos incas conquistaron esta área en el siglo XV, los vieron como restos de la creación del mundo. 

En el siglo XVI, al siguiente grupo de invasores, los conquistadores españoles, se les dijo que eran obra de gigantes. Durante los siglos siguientes, fueron dinamitados para construir ferrocarriles, robados por coleccionistas extranjeros e incluso utilizados como práctica de tiro por el ejército boliviano. 

Sin embargo, desde principios del siglo XX, una serie de nuevos monolitos han salido a la luz durante excavaciones realizadas por arqueólogos bolivianos y extranjeros, y por residentes locales durante el curso de actividades cotidianas como campos agrícolas y construcción de viviendas. Muchos datan de hace más de 2000 años, algunos tallados con detalle se encontraron en toda la región.

Los monolitos más conocidos son los de Tiwanaku (La Paz), en Bolivia, un lugar que fue famoso en su apogeo (400-1000) por atraer peregrinos de todos los Andes a pesar de su impresionante ubicación: 3.800 metros sobre el nivel del mar. Muchos de ellos de piedra volcánica están intrincadamente tallados. El más grande, el Monolito de Bennett, recientemente regresado a su sitio original, tiene una altura asombrosa de siete metros. Otros más pequeños se encuentran esparcidos por el sitio, pero también en los patios de las casas en la ciudad moderna. 

Te puede interesar: Conoce Tiwanaku    

Piedras animadas

La oportunidad de interactuar con los monolitos puede haber sido el principal atractivo de Tiwanaku para sus devotos religiosos. Para muchos pueblos indígenas de los Andes, las piedras y las montañas se entienden como seres poderosos que pueden intervenir en la vida humana.   

Y al igual que los misteriosos monolitos metálicos, la importancia de los monolitos está asociada con sus entornos naturales. Los análisis químicos confirman que la piedra de los monolitos de Tiwanaku proviene de montañas que los aymaras ven como seres vivos sagrados con personalidades distintas. En el pasado, los devotos probablemente buscaban interactuar con estos seres en su forma de monolitos bajo estados alterados de conciencia a través de drogas, alcohol o trance inducido musicalmente.   

Los principales monolitos de Tiwanaku sostienen en una mano un recipiente para beber – similar a un vaso de cerveza moderno – y en la otra una tableta plana para inhalar tabaco alucinógeno. Los arqueólogos han encontrado ambos tipos de artefactos, e incluso drogas psicotrópicas en Tiwanaku y otros sitios en Bolivia, Chile y Perú.   

El monolito de Ponce presenta un recipiente para beber (derecha) y una tableta de rapé (izquierda). (John W. Janusek).

Cuando el gobierno de Tiwanaku colapsó, alrededor del año 1000, los monolitos parecen haber sido los más afectados por la ira de la gente. Muchos fueron decapitados, desfigurados o destrozados. Un monolito roto se unió a fines de la década de 1970 con su otra mitad: la parte superior -de 998 kilogramos- se encontró a 220 kilómetros de distancia, a través del lago Titicaca, y se identificó mediante análisis microscópico. Otros monolitos sobrevivieron, solo para sufrir bajo la furia de invasores españoles posteriores, que arrancaron chapados en oro y, en algunos casos, los inscribieron con cruces y fechas, y los enterraron ceremoniosamente.     

Para muchos aymaras bolivianos, los monolitos de piedra siguen viviendo en el presente. Los residentes actuales de la ciudad cercana a Tiwanaku han contado a nuestros colaboradores que los monolitos cobran vida por la noche, vagando por las calles. 

Lee también: Resuelto el enigma del Puma Punku

Monolitos para este siglo

En otros lugares, todavía están naciendo nuevos monolitos. 

En 2007, el escultor paceño Rubén Herrera firmó un contrato con el municipio de Guaqui para cincelar una réplica del Monolito de Bennett. Extrajo una roca de 20 toneladas de una colina cercana utilizando técnicas tradicionales. A pesar de trabajar durante 20 meses, nunca le pagaron. El monolito permanece en su lugar de producción, pero ahora se incorpora a un muro de propiedad.   

Los aldeanos dijeron a la prensa que Herrera tenía una enfermedad causada por la piedra que ingresó a su cuerpo, y que solo los chamanes locales (o yatiris) lo podían curar. Hoy en día, la gente coloca velas y flores al pie de la réplica, y los yatiris vierten alcohol de grano en su obra. 

Una réplica del famoso Monolito de Bennett ahora se encuentra en la pared de una casa. (Andrew Roddick) 

En nuestro momento actual, dependemos cada vez más de tecnologías nuevas y remotas. Parece increíble que todavía nos encontremos fascinados por los monolitos de metal y piedra, y las cualidades de los objetos que parecen emerger mágicamente de la tierra. 

Sin embargo, como arqueólogos, esto no nos desconcierta en absoluto. Los artefactos y el arte como los monolitos andinos animados poseen un poder extraordinario para captar nuestra atención incluso cuando las civilizaciones suben y bajan, y nos recuerdan nuestras conexiones con los lugares que habitamos.

¿Sabías que gracias a gente como vos, que cree en lo que hacemos, puedes leer todos nuestros contenidos sin costo? Gran parte de nuestro trabajo periodístico se sustenta con aportes de los #CómplicesdeLaRegión, una comunidad comprometida con el medioambiente y el ecoturismo.

Escríbenos al 70079347  o haz click aquí para saber cómo puedes ser un cómplice de La Región.