Tuesday, June 18, 2024
SOS La Región, educación ambienal

Economía circular: cómo pasar de un modelo lineal a uno que ayude a promover un futuro sostenible

¿De qué se trata exactamente este concepto y por qué las empresas pueden transformarse y ayudar a proteger el planeta?

 ¿Qué es la Economía Circular?

La Economía Circular es un enfoque que busca eliminar el desperdicio y maximizar el valor de los recursos. A diferencia del modelo tradicional, conocido como economía lineal, donde producimos, usamos y desechamos productos; la economía circular tiene un enfoque más inteligente y respetuoso con el medio ambiente.

En lugar de generar basura, promueve el ciclo continuo, prolongando el ciclo de vida de los productos. Esto significa que, en lugar de desechar algo cuando ya no lo necesitamos, los materiales y componentes se recuperan, reutilizan, reparan o reciclan para crear nuevos productos o alargar la vida útil de los existentes.

¿Por qué es importante la Economía Circular?

Porque nos ayuda a enfrentar algunos de los mayores desafíos ambientales y económicos de nuestro tiempo, tales como:

1. Reducción de residuos, para que estos no terminan en vertederos o contaminando nuestros suelos, aire, ríos y por ende los mares.

2. Conservación de recursos naturales: Al reutilizar y reciclar materiales, reducimos la necesidad de extraer recursos naturales en gran cantidad, lo que ayuda a preservar la biodiversidad y los ecosistemas.

3. Fomento de la innovación: La economía circular impulsa la innovación en diseño y procesos, lo que conduce a productos más duraderos, eficientes y respetuosos con el medio ambiente.

4. Creación de empleo verde: La transición hacia una economía más circular crea oportunidades para empleos sostenibles y respetuosos con el medio ambiente en sectores como el reciclaje, la remanufactura  y la reparación.

¿Cómo puede una empresa pasar de un modelo lineal a uno circular?

1. Análisis y diseño circular: La empresa debe evaluar su flujo de recursos y cómo se gestionan los productos al final de su vida útil. Identificar oportunidades para la reutilización, el reciclaje o la remanufactura.

2. Enfoque en la durabilidad y reparabilidad: Diseñar productos para que sean duraderos, fáciles de reparar y con piezas reemplazables, lo que prolonga su vida útil y reduce la generación de residuos.

3. Recuperación de materiales: Implementar sistemas de recolección y reciclaje que permitan recuperar materiales valiosos de productos desechados, convirtiéndolos en recursos para nuevos productos.

4. Colaboración y asociaciones: Trabajar con proveedores, clientes y otras empresas para cerrar los ciclos de los productos y crear cadenas de suministro más sostenibles.

5. Educación y sensibilización: Involucrar a los empleados, clientes y comunidades para que comprendan la importancia de la Economía Circular y se conviertan en promotores del cambio.

Datos tomados durante el primer Roadshow de Economía Circular.

Adoptar prácticas circulares no solo beneficia a las empresas en términos de eficiencia y rentabilidad, sino que también asegura un futuro más próspero para todos, preservando los recursos naturales de nuestro planeta para las generaciones venideras.

Lee también:

Rostros del reciclaje

Detrás de aquellas personas que recorren silenciosamente las calles de ciudades como Santa Cruz de la Sierra hay historias de lucha, superación o frustraciones. Ya sea recogiendo materiales reciclables directamente de supermercados, mercados o lugares donde se acumulan, o buscando en bolsas que otros desechan, estos hombres y mujeres, no solo ven en este trabajo su sustento, sino que le dan un respiro al planeta. Lee más


“Yo reciclo”, una aplicación para pedir que recojan residuos reciclables a domicilio

Más que 500 recolectores y sus familias ahora podrán acudir a domicilios donde los convoquen para llevarse elementos reutilizables, como botellas de plástico o cartón. La iniciativa no solo busca impulsar la cultura del reciclaje, sino contribuir a la dignidad de estos trabajadores. Leer más


La generación del reciclaje: los hijos de recolectores apuestan por la universidad y la microempresa

Tienen entre 18 y 25 años. Muchos crecieron en medio de botellas de plástico y cartones. Aprendieron la venta de residuos de sus padres y ayudan en el trabajo, pero no quieren continuar la cadena de vulnerabilidad. Sueñan con tener un negocio circular propio o aportar a su sector desde otros oficios y profesiones. Lee aquí

Destacados