Detrás de cada compra, hay una bolsa plástica que tarda hasta 500 años en descomponerse. Y si bien es una tarea compleja eliminarlas por completo, reducir su uso o usar alternativas es posible. Te mostramos algunos avances en el tema.

En Bolivia, ciudadanos, municipios, gobernaciones  y algunos comercios, impulsan campañas para la reducción del uso de las bolsas plásticas. Lo cierto es que en cualquier parte del mundo, la buena voluntad ciudadana, y la educación ambiental, en sí mismas, no lograrán un impacto real, si no están acompañadas de una articulación que incluya varios temas, políticas públicas, regulaciones que tomen en cuenta las necesidades de los ciudadanos, seguimiento a consumidores y fabricantes o vendedores, sistemas integrales de recolección y manejo y disposición de residuos. Un conjunto de tareas para un problema común.

Una Ley esperada

El 2019 se aprobó el proyecto de Ley de Reducción y Reemplazo de Bolsas Plásticas de Bolivia,  que propone una reducción progresiva del uso de bolsas plásticas, planteándose como meta 10 años para las industrias que están vinculadas a la producción de plásticos.

En Bolivia se consumen al menos 4.100 millones de bolsas al año para un país de más de 11 millones de habitantes. 

Lee también: “Yo reciclo”, una aplicación para pedir que recojan residuos reciclables a domicilio

Un negocio millonario con los días contados

El plástico en Bolivia mueve millones de dólares, incluidas las bolsas. Alrededor de 1.8 millones de kilos de polietileno se compra en nuestro país cada mes de 2019 (IBCE). 

Solo el polietileno, se importó por un valor de 45.5 millones de dólares en 2018. Sin embargo este es un camino a corto plazo, pues el camino de las empresas y negocios del futuro se dirigen hacia la economía circular, en este caso, utilizando la mayor parte de materiales biodegradables posibles en la fabricación de bolsas, para que éstos puedan volver a la naturaleza sin causar daños medioambientales  y así una nueva economía del plástico se convierta en oportunidades para las empresas.

Innovación que sustituye a las bolsas de plástico

Varias alternativas se empiezan a crear para solucionar el problema real que soluciona una bolsa, que pueden ser bolsas de otros materiales, u otro tipo de objeto que reemplace su uso. 

  • Bolsas a base de almidón de yuca que en contacto con el agua, se disuelven en minutos y son además aptas para ser ingerida. (Bali)
  • Bolsas hidrodegradables que se desintegran al contacto con el agua. Chile (Solubag)
  • Bolsas biodegradables de plátano para uso agrícola que reemplazan los almácigos de semillas. Colombia.
  • Bolsas Oxo Biodegradables, ojo con estas, su uso es discutido y han sido prohibidas en algunos países, siguen siendo de plástico, si bien se degradan en tres años, se fragmentan en millones de partículas al descomponerse que resulta peor.
  • Carritos con ruedas para las compras. Porque lo innovador no tiene por que ser complejo.

La producción mundial de plástico se ha incrementado un 500% desde 1980 y aunque muchos de ellos van al mar, la mayor parte se queda en tierra, y es en los países en desarrollo con peores sistemas de saneamiento y reciclaje.

Lee también: “Les digo que no tengan vergüenza, que este es un trabajo digno para hombres y mujeres, y a la vez cuidamos el medioambiente”

Ilustración de elcariñodemundo.com

Toma nota de algunas ideas para reducir:

  • ¿Contaste cuántas bolsas usas al final de una semana? Comienza por ahí, reflexiona cada vez que te entregan o coges una bolsa.
  • Con la bolsa en el bolso, lleva siempre a mano una bolsa reutilizabable de tela o plástico y úsala a la hora de hacer tus compras.
  • Carritos con ruedas para el mercado. Si puedes cómprate uno, están de moda hace un buen tiempo, así no tienes que cargas las bolsas del mercado por ejemplo.
  • Selecciona, elige los productos evasados de tal forma que no sea necesario meterlos en una bolsa.
  • Si puedes escoger, elige los locales que promuevan las buenas prácticas ambientales y el no usar bolsas plásticas.
  • Reutiliza tus bolsas, dicen que puedes usarla hasta 15 veces.
  • Los locales o establecimientos por su parte pueden llevar el control del número de bolsas que dan y fijarse una meta para reducir el número.
  • Motivar a los clientes que usen o lleven sus bolsas de tela o sus propias bolsas.

Te dejamos algunas campañas sobre la reducción del uso de bolsas plásticas en Bolivia:

Este contenido se publica en La Región, gracias a la alianza con el blog xioz.me

Si tienes un blog de turismo o medio ambiente, y quieres compartir tus contenidos en esta sección, envíanos el enlace a prensa.laregion@gmail.com, para que nuestro equipo analice tu propuesta.


Lee también:


¿CÓMO FINANCIAMOS NUESTRO TRABAJO?

La Región depende de lectores como vos, que apoyan la existencia y sostenibilidad de un periodismo útil, de calidad y más humano. En tus manos está que se conozca la situación medioambiental y de ecoturismo de Bolivia, con noticias, historias e investigaciones que se hacen posibles gracias a tu aporte. Dale click aquí para saber más o llámanos al (591) 70079347